El desafío de los “Millenials”
Enviar

El ejemplo internacional debería encender alarmas para que Gobierno y sector privado puedan sacar el mejor provecho de una generación que traza el campo de juego a cientos de empresas, obligadas a crear productos a la altura de las exigencias de este grupo etario

El desafío de los “Millenials”

Los hábitos de consumo y forma de vivir cambian de generación en generación, especialmente cuando la tecnología incursiona en cada aspecto de nuestra vida y toma un rol protagónico en ella.
La generación Y, también conocida como “Millenials”, no es un mito urbano ni una etiqueta antojadiza, es la evidencia de un cambio al que todas las empresas deberían prestar más atención.


Se trata de un grupo de personas, nacidas en la época de transición hacia lo digital, que vivieron la eclosión de Internet y las tecnologías móviles. Consumen información a través de estos dispositivos y parecieran no encajar con los viejos esquemas de comunicación unidireccional.
Buena parte de la nueva fuerza laboral, empujados por los casos exitosos de jóvenes como Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, y Evan Spiegel, creador de Snapchat, tienen en sus planes surgir con un proyecto que les permita dejar su condición de empleados y más bien, ser empleadores.
Los “Millenials” son influenciadores por su rol dinámico en el procesamiento de la información y la generación de ideas. Brindan un valor a las organizaciones para ubicarlas en cuanto a las tendencias de consumo y las nuevas plataformas tecnológicas.
Hace unos cinco años, el diario El País, de España, reportó sobre un caso de “fuga de cerebros” que azotaba a Andalucía, a raíz de la crisis económica mundial, donde la escasez de oportunidades obligaba a los jóvenes españoles a perseguir sus sueños en otras latitudes.
El ejemplo internacional debería encender alarmas para que Gobierno y sector privado puedan sacar el mejor provecho de una generación que traza el campo de juego a cientos de empresas, obligadas a crear productos a la altura de las exigencias de este grupo etario.
Más importante aún, la empresa privada deberá conocer cómo se comportan los “Millenials”, de manera que puedan aprovechar en su totalidad el talento y conocimiento que poseen.
El desafío radica en entender antes de juzgar. Las organizaciones tienen mucho que aprender de sus jóvenes colaboradores y de ellos dependerá el proceso de renovación que otras generaciones no podrán liderar.


Ver comentarios