Logo La República

Miércoles, 26 de enero de 2022



FORO DE LECTORES


El camino del desarrollo costarricense

| Lunes 10 febrero, 2014


Por cerca de tres décadas nos han alejado de ese país de esperanza y de ascenso social que fuimos. Hay posibilidad de retomar y construir esa nueva Costa Rica del siglo XXI


El camino del desarrollo costarricense

Los resultados electorales muestran cambios relevantes en la vida política y social de Costa Rica.
Hay un rompimiento con los partidos históricos, existe mayor capacidad analítica, las redes sociales juegan un papel relevante, la publicidad estúpida es un bumerán.
Los debates tuvieron relevancia en la elección, pero ante todo, la sociedad costarricense ha mostrado el deseo de retomar el camino histórico de un país que quiere construirse a sí mismo orientado por la paz social, las oportunidades y la justicia social, en donde lo público y lo privado tienen cabida para construir progreso con equidad.
El país debe aspirar a tener:
Una sociedad pluralista, que respeta las diferencias. Una economía al servicio del ser humano. Un Estado fuerte y estratégico, no necesariamente grande, pero sí capaz de cumplir un papel esencial en crear condiciones para el desarrollo.
También, un sector privado dinámico, emprendedor y competitivo. Políticas públicas proactivas para promover la competitividad, la creación de oportunidades a los que lo requieren, en especial el joven, la mujer, el microempresario y el adulto mayor.
Además, procesos productivos y de consumo sostenibles, para mostrar al mundo que de verdad somos un país ecológico y digno de imitar. Un mercado como siervo no como amo.
Costa Rica pudo pasar de un país descalzo y pobre a una sociedad de oportunidades y de creciente clase media, entre la década de 1940 y la de 1980.
Por cerca de tres décadas nos han alejado de ese país de esperanza y de ascenso social que fuimos.
Hay posibilidad de volver a retomar y de construir esa nueva Costa Rica del siglo XXI, inspirados en la visión de grandes costarricenses.
Sigamos los buenos ejemplos, retomemos la esencia del ser costarricense que la historia nos muestra. Enseñemos a pescar, no demos limosnas y no esperemos que el vaso esté lleno para que los pobres reciban el derrame…
El cambio es necesario para construir y dar esperanza, para crear una sociedad de oportunidades para todos.
Volvamos a pensar que la educación, el trabajo, el empeño y la iniciativa de emprendedores y pequeños empresarios creativos, con el apoyo de políticas públicas, nos permiten progreso con equidad.
Se debe tener una economía al servicio del ser humano.

Roberto Jiménez Gómez

Economista


 






© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.