El Calderón decidirá
Raúl García se aprovecha de la mala marca madridista para poner el tanto del empate. Iker Casillas nunca logró reaccionar.Gerard Julien-AFP/La República
Enviar

El Calderón decidirá

El campeón de la Supercopa se definirá en el juego de ida tras el empate del Atlético ante el Real Madrid en el Bernabéu

El Vicente Calderón decidirá el campeón de la Supercopa de España el viernes, tras un empate en una nueva exposición de dos formas distintas de interpretar el fútbol, entre un Real Madrid reactivado por Di María y un Atlético de Madrid al que levantó de la lona Raúl García a dos minutos del final (1-1).

201408192323350.a11.jpg
Nada nuevo bajo el sol de un derbi que a su grandeza le añadió en sus últimas reediciones igualdad, gracias al crecimiento del Atlético con el “Cholo” Simeone. Detalles deciden un partido y dictaminarán un campeón para la Supercopa de España tras un duelo de ida en el que el Real Madrid no encontró su fútbol vertical y su rival trabajó a la perfección para destruir, cumpliendo el objetivo marcado con un tanto en el último suspiro.

El Real Madrid salió por el balón, a encerrar a un rival que juega cómodo en ese papel. Poco importa que jugaran de inicio novedades como Siqueira, Saúl o Mandzukic. El estilo es el mismo, la garra ejemplar y la solidaridad en ayudas defensivas.
La dureza rojiblanca marcó el inicio. Amarillas tempraneras a Koke y Siqueira que condicionaban. El Atlético defendía bien, se movía como un acordeón para cerrar espacios. Conseguía borrar del campo en el primer acto a Cristiano Ronaldo, frenar la velocidad de Bale mientras el Real añoraba la figura de un último pasador.
Era el minuto 13 cuando tras un intento desviado de Bale, Casillas respondía al disparo centrado de Mandzukic.
De golpe apareció el Atlético en terreno rival. Error de control de Sergio Ramos siendo último hombre y dejó el esférico a Saúl con campo por delante. Su disparo abajo cruzado no tuvo dificultad para Iker.
Las luces de alarma se encendieron en el Bernabéu cuando el portugués no apareció en la reanudación. James ocupó su sitio y el Real Madrid buscó un líder. Apareció Bale para patear por primera vez a portería rival a los 47 minutos. Su latigazo escorado lo repelió Moyá.
No dio un paso al frente el Atlético, con mucha distancia hasta la portería rival, hasta que Simeone dejó un mensaje ofensivo apostando por Griezmann.
Rondaba el gol el Real Madrid, con un testarazo de Ramos y una falta que rompió Bale y perdonó Kroos, solo en el rechace, cuando apareció el alemán para ver el despliegue de Carvajal y el centro del lateral acabó muerto para que James saboreara el éxito en su estreno en el Bernabéu.
Al Real Madrid lo había reactivado la entrada en escena de Di María, a quien el público demostró que no quiere su salida. Encaró siempre y subió los decibeles. Pero el tanto obligó a adelantar líneas al Atlético. Iker sacó un latigazo de Griezmann, antes de quedarse de hielo al ver cómo un saque de esquina de Koke pasaba entre las cabezas de Carvajal y Marcelo, y el más listo de la clase, Raúl García, marcaba a placer.
Tras una clara mano de Mario Suárez dentro del área que cortó un disparo de Carvajal y el colegiado no vio, llegó el final de un duelo alto de revoluciones para el estado de forma de los protagonistas. El viernes es el desenlace en un derbi de altos vuelos que acabó en nulo en su primera entrega.

Madrid/EFE


Ver comentarios