Enviar
El Barrio paga o no juega
Apenas salgan de la deuda con Salazar y Díaz, viene la de Alvaro Mesén
“Esto no es de ahora ni es mala fe, sencillamente Minor Vargas firmó un arreglo extrajudicial con Pablo Salazar y Minor Díaz, pasó el tiempo y no cumplió, faltó a su palabra”.
Así de claro fue Alexis Víquez, asesor de estos jugadores, más Alvaro Mesén, Esteban Sirias, Freddy Fernández y Erick Sánchez, quienes hacen fila con sus demandas contra Liberia Mía, franquicia que utiliza ahora Barrio México.
Por una deuda que asciende a los $110 mil en el caso de Minor Díaz y $90 mil para Pablo Salazar, es que a Barrio México no se le programó el partido de mañana ante Pérez Zeledón.
“Ahora sí que no hay espacio para ningún arreglo, ya Minor Vargas les incumplió y además han hablado muy mal de Minor y Pablo, como si ellos fueran los malos, pero la verdad es que quien incumplió el arreglo fue Vargas”, resaltó Víquez.
El problema nace debido a que los futbolistas tenían demandada la franquicia de Liberia Mía, lo que impedía la participación del equipo mexicanista en la máxima categoría, por lo que se firmó un acuerdo de pago, que al final no cumplió. Este acuerdo data del 19 de junio de 2010.
Ese mismo día se les dieron a cada uno de los futbolistas $10 mil. En el caso de Díaz, según documento en poder de LA REPUBLICA, se le darían $55 mil el 19 de agosto y $55 mil el 19 de setiembre.
Dado ese acuerdo los futbolistas desistieron de la demanda y solicitaron que se levantara el impedimento para que se diese el traspaso de la franquicia.
Sumado a este arreglo, se firmó otro con el ex portero Alvaro Mesén por un monto de $50 mil, que a la fecha no se ha cumplido y que también lo faculta para pedirle a la Unafut que no le programe juegos al Barrio.
Es en ese documento, autenticado por el licenciado Bernal Castillo, donde quedó estipulado lo que se haría en caso de que la deuda no fuese saldada.
“En caso de que los pagos no sean cancelados por parte del señor Minor Vargas Calvo, este autoriza al actor, señor Minor Enrique Díaz Araya, a demandar al Club Deportivo Barrio México y solicitar la suspensión de los partidos de ese club en la Primera división…”, reza el documento firmado.
Así que esta historia solo tiene un final posible, si el Barrio México quiere jugar, deberá pagar.

Cristian Williams
[email protected]
Ver comentarios