Enviar
El azul sigue creciendo
Cartaginés dejó en el camino a Brujas y va por Alajuelense
Con el esfuerzo mínimo requerido. Así selló Cartaginés su pase a las semifinales del balompié nacional. El desgaste lo hizo en el primer juego, ayer vivió de la renta.
Su triunfo de 3 a 2 de la semana anterior le dio la comodidad de jugar sin riesgos, por lo que sin mayores problemas acomodó el compromiso y al final sacó un negociado empate a un gol ante Brujas.
Había que cuidarse de todo, una lesión, acumulación de tarjetas o una expulsión, para así llegar limpios a las semifinales, algo que al final lograron sin mayor sufrimiento.
Y es que el ambiente de fiesta que se vivía en el Fello Meza, pese a la pertinaz llovizna, calentó apenas a los 4 minutos, cuando los locales se encargaron de ampliar el marcador y literalmente liquidar la serie.
Tiro de esquina al corazón del área y apareció el que menos esperaban, al que nadie marcó, fue Franco Basso, quien con potente cabezazo superó a Luis Diego Sequeira.
La fiesta era total, sobre todo porque en los minutos siguientes el dominio era claro del Cartaginés, que pudo golear de no ser por la magistral actuación de Luis Diego Sequeira, quien con reacciones felinas evitaba lo que pintaba a goleada.
Pero al no ampliarse el marcador, la presión mermó, Brujas se ordenó, se juntaron sus volantes y comenzaron a visitar el marco de Luis Torres, cada minuto con más insistencia hasta que llegó el gol del empate.
El ex brumoso Paolo Jiménez envió centro que ganó en las alturas Esteban Maitland y la dejó justo a la llegada de Keilor Soto, quien desvió lo suficiente para abombar las redes del Cartaginés.
Allí se terminó el partido, pese a que solo se habían jugado 22 minutos, porque ya apareció un mejor manejo de los tiempos por parte de los locales, que, más por insistencia de su afición que por convicción, en algunos tramos aceleraban, pero rápido volvían al equilibrio.
Luis Torres, técnico de Brujas, lo intentó de todas maneras, varió sus figuras, reforzó la ofensiva, intentó abrir el juego, ponerle velocidad, pero todo quedó en el intento, ya que los minutos se agotaron, antes de que lograsen la victoria.
Lo único que falló en el plan brumoso fue la expulsión de Luis Stewart Pérez a un minuto del pitazo final, el resto fue perfecto y necesario para seguir extendiendo el azul, azul.

Cristian Williams Méndez
cwilliams@larepublica.net
Ver comentarios