El auge del vino
Enviar
El auge del vino

Ha pasado bastante líquido por debajo del puente desde que en 1993 propusimos a Holtermann y Compañía (hoy Haycom) realizar los primeros cursos de vino secuenciales que se llevaron a cabo en Costa Rica (aceptaron en el segundo intento para sorpresa mía), abiertos al público y también para profesionales.
Se realizaron bastantes de ellos en los años siguientes y se anunciaban en media página de un periódico local, hoy eso es impensable.
Se hablaba entonces de las cepas más tradicionales, cabernet sauvignon, merlot, chardonnay y sauvignon blanc, hoy son muchísimas más, blends, vinos boutique y demás.
El paladar de los ticos iniciaba una nueva etapa, al encontrarnos con ejecutivos, parejas y amigos que asistían a estos cursos con muchísima curiosidad y deseos de aprender.
En aquel tiempo hablar de “madera” en el vino era signo de conocimiento, hoy se habla de la fruta, regresando a los orígenes. Ayer para apreciar los vinos se requería un paladar más refinado, hoy una mayor cantidad de vinos se elaboran para el disfrute de un mayor número de personas, se domaron los taninos, se redondearon las astringencias, se endulzó el sabor y se hizo más fácil conversar alrededor del vino.
Hoy se organiza cada dos años Expovino con asistencia masiva, hay bastantes sommeliers, catas, “Wine diners” y actividades vinculadas. Pareciera que estamos en los albores de una nueva etapa.
¡Buen provecho y hasta la próxima semana!

Ver comentarios