Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


El atractivo de las hipotecas abiertas

| Lunes 08 septiembre, 2014



El atractivo de las hipotecas abiertas

En el mundo actual, las entidades financieras buscan novedosas opciones para presentarles a sus clientes. En el Banco Nacional hemos explorado el concepto de hipotecas abiertas como una forma viable de atender necesidades de crédito, reutilizando sumas amortizadas con la plusvalía de una vivienda hipotecada.
Si bien el Banco Nacional tiene esta modalidad desde hace varios años, la cual incluso ha servido a las pymes para ver crecer sus negocios, el tema vuelve a retomar actualidad, a la luz del famoso “equity value” en Estados Unidos, y que no es otra cosa que la plusvalía que la misma propiedad va obteniendo.
Lo que ha venido haciendo el Banco Nacional es solicitar a sus clientes que cuando tramiten un crédito y vayan a utilizar una garantía real sobre un inmueble, en vez de hacerlo a través de una hipoteca común (un crédito con una hipoteca), mejor se inscriba a nivel registral una hipoteca abierta genérica y luego se tramita el crédito en particular. Las condiciones crediticias específicas se detallan mediante un contrato mercantil ligado a dicha solución.
¿Qué es una hipoteca abierta? Es un tipo de garantía en donde a nivel registral se inscribe una hipoteca por un monto, una moneda, un plazo, un acreedor y una serie de cláusulas que enmarcan las obligaciones y limitaciones para su uso. El monto es establecido a partir del avalúo del bien, la moneda puede ser en colones o dólares —si es colones los créditos se respaldan en colones, si es en dólares se pueden respaldar solicitudes en esa divisa y en colones también— y el plazo es hasta 40 años.
Si por ejemplo, tras adquirir una vivienda años atrás, el cliente desea realizarle una ampliación, y del primer crédito ya ha amortizado un monto determinado, él puede tramitar un crédito en forma expedita hasta por esa suma y sin necesidad de realizar una nueva hipoteca. También es factible que la propiedad haya ganado plusvalía y el cliente desea ampliar la hipoteca abierta, en cuyo caso se realiza un nuevo avalúo y se cambia el valor registral de la hipoteca abierta.
Y además, tiene la ventaja de poder reutilizar las sumas amortizadas y las opciones entre el valor del bien y el valor de la hipoteca abierta, para garantizar otros créditos futuros, pero no solo en la misma actividad de vivienda sino en otras actividades donde el Banco tenga abierto el financiamiento. Por ello, funciona para microempresa, consumo, o incluso gastos personales, como adquirir un vehículo, viajar o estudiar. En resumen, muchos usos con una sola garantía.

Mynor Retana Cárdenas
Director de Banca Hipotecaria
Banco Nacional