El ascenso del 1% hace más difícil la tarea de Yellen
Foto Bloomberg
Enviar

La desigualdad de ingresos podría hacer que la tarea de Janet Yellen sea aún más difícil.

Los estadounidenses ricos gastan una parte menor de su salario que los hogares de medios más modestos. Como el 1% superior representa un porcentaje cada vez más grande del ingreso nacional, podría estar reduciendo el consumo, lo que perjudica el crecimiento y hace crecer el ahorro. Esto podría estar contribuyendo a tasas de interés bajísimas que le han dejado a la presidenta de la Reserva Federal poco margen para relajar la política en la próxima recesión.

David Levine, ex economista jefe de Sanford C. Bernstein, que es miembro del 1% desde hace décadas, dice que “no vive de manera frugal” y sin embargo gasta sólo aproximadamente un quinto de sus ingresos para llevar un estilo de vida muy cómodo en el elegante Upper West Side de Manhattan.

Esto contrasta con la vida de una familia estadounidense de clase media. Quienes ganaban entre $70 mil y $80 mil gastaban alrededor del 78%  de sus ingresos en 2014.

El debate sobre la desigualdad de ingresos, y la ausencia general de crecimiento de los salarios de la clase media de los EE.UU., se intensifica como cuestión social debido a la campaña presidencial de este año.

Ahora los economistas están analizando más minuciosamente lo que esto significa para el crecimiento y cuáles son las implicancias relacionadas. Al aumentar el ahorro y reducir la demanda general en la economía, la gran diferencia de ingresos de los EE.UU. podría ser uno de los factores que bajan la llamada tasa de interés neutral, concepto teórico que se refiere a la tasa de interés que no impulsa ni desacelera el crecimiento.

La tasa neutral es importante para los responsables de la política monetaria: si se fija en un nivel más bajo, significa que la política es capaz de dar menos estímulo que en el pasado y los funcionarios tienen menos margen para sostener la economía rebajando las tasas la próxima vez que se produzca una recesión. Eso sería importante para todos.

“Va a haber mucho interés en los medios con los cuales podamos aumentar esa tasa neutral”, dijo Gauti Eggertsson, economista de la Universidad Brown que está investigando el tema. “Si la desigualdad está incidiendo en esto, podría indicar que la política fiscal tiene reservado un papel”.

Eggertsson y su colega Neil Mehrotra están tratando de cuantificar cuánta desigualdad está pesando sobre las tasas de interés. Esperan dar a conocer sus conclusiones a comienzos del año que viene en un estudio que podría ser el primero en su tipo, aunque se apoya en teorías consagradas.

Los economistas están casi seguros de que la tasa neutral cayó después de la crisis financiera. Es difícil dar una cifra precisa para el concepto teórico, pero el presidente de la Fed de San Francisco, John Williams, y su coautor, Thomas Laubach, concluyeron en un trabajo reciente que en los EE.UU. la tasa probablemente haya caído a 0,4% ajustada por inflación en 2015, por debajo del 2,3% de 2007.


Ver comentarios