El arte callejero llega a Google
Obra de Jonathan Cohen. Tomada de Stree t Art Project/La República
Enviar

LITERATURA

El arte callejero llega a Google

Cerca de 5 mil expresiones del arte callejero, gran parte de ellas de origen latinoamericano, desembarcaron ayer en la vecindad global de Internet de la mano de Street Art Project, una muestra de arte urbano en línea creada por Google.
La iniciativa, presentada ayer en París y Buenos Aires, busca preservar en la web al arte urbano, cuyas expresiones muchas veces se pierden para siempre una vez que se “blanquean” los muros donde fueron plasmadas.
Video y fotografía rescatan estas “joyas” efímeras para la posteridad, testimonios que ahora son accesibles para todo el mundo desde el sitio http://g.co/streetart.
El proyecto está liderado por el Instituto Cultural Google, dedicado a crear herramientas para permitir un mayor acceso al patrimonio cultural a través de Internet.
Entre esas herramientas está la plataforma Art Project, que desde 2011 ha puesto a disposición de la gente más de 40 mil fotografías de obras artísticas de unos 400 museos e instituciones culturales de todo el mundo.
En este caso, el instituto ha unido a 30 socios de 15 países, que sumaron al proyecto cerca de 5 mil obras, con un peso notable de Latinoamérica: 1.175 obras aportadas por ocho socios de Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México.
Precisamente Brasil y sus expresiones de arte urbano fueron los que inspiraron el año pasado esta iniciativa cuando un socio de este país montó una muestra de “Street art” en la plataforma de Art Project de Google, que despertó un interés tal que se decidió hacer una colección especial global.
El Arte Urbano de América Latina se caracteriza por contar con una gran libertad de creación en las calles y por producir obras de una amplia variedad de temas que van desde retratos de la vida diaria en las ciudades hasta expresiones políticas.
Temas como la integración y la libertad son algunos de los más comunes que inspiran a los grafiteros y artistas urbanos latinoamericanos.

Buenos Aires/EFE
 

Ver comentarios