Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


El anuncio final

| Jueves 06 octubre, 2016


Así, bajo la ceniza del Turrialba, acabó el arismo, queda sin su pilar fundamental, su músculo político se desvaneció

El anuncio final

A finales de los años 30 del siglo pasado, varias personas fueron a pedirle a Don Ricardo que se postulara una cuarta vez, aunque ya sonaba el nombre de un joven doctor, y diputado, que tenía preferencias de muchos.

Aquel patriarca, al ver la posibilidad de perder, no solo la nominación en el Partido Republicano —el de verdad— sino la Presidencia misma, desistió. ¡Tenía su orgullo el Señor!

Don Ricardo se quedó tranquilo en casa, siendo el único costarricense electo en tres ocasiones a la Presidencia de la República, y quien además ejerció la Presidencia de la Corte y la del Congreso Nacional, hecho sin parangón en la historia.

Este año hemos vivido un ciclo similar.

Arias sin muletas logró consolidarse como candidato y obtener la Presidencia en 1986. Nos engalanó con un Premio Nobel que posicionó a Costa Rica en el mundo, eso sí, sin lograr su anunciado propósito de que de ganar esas elecciones el PLN gobernaría hasta más allá del año 2000. Por la mínima, regresó a la Presidencia en 2006, con un recuento de votos que le aguó la fiesta.

Tras haber impulsado a Laura Chinchilla, su movimiento, el arismo, se debilitó y ha estado en declive: no hubo buen final en el impulso a su mano derecha y hermano, y perdió su candidato a la presidencia del partido ante una mayoría considerable.

Pudiendo aspirar a una reelección —e igualar a Don Ricardo— unos lo vieron como la alternativa para dar rumbo a un Estado que quienes lo encabezan no han demostrado pericia.

Acompañado de una encuesta que dejó claro que una segunda ronda era inminente ante su posible candidatura, con un eventual resultado no muy halagüeño en el balotaje, y con la sombra de una escuálida marcha para el regreso, que disimuló a pesar del “esperaba más gente”, le vimos arrancar un proceso de consultas y entrevistas, que se dan sin mayor impacto. Ejercicio de la democracia eso sí, diálogo entre contrincantes políticos.

El anuncio de su no aspiración, era el esperado al indicar que se haría por medio televisivo, en una Oda a sí mismo.

Su mensaje a la juventud fue acertado, es urgente que la juventud participe y se involucre en la política.

Su no postulación es ya una derrota por sí misma.

Si esa hubiera sido su verdadera posición, la hubiera dicho desde el inicio, hubiera sido contundente, y no hubiera coqueteado con una posible reelección. Al igual que Don Ricardo, declinó postularse ante la sombra de la derrota.

Así, bajo la ceniza del Turrialba, acabó el arismo, queda sin su pilar fundamental, su músculo político se desvaneció.

Sin lugar a dudas, el expresidente Arias es, ha sido y será un referente en temas de política nacional, mas quedará para la historia hacer una revisión sin pasiones de ese segundo periodo y su impacto en las finanzas estatales, que pareciera hoy tenernos serios problemas fiscales, el impulso al TLC, y otros temas que todavía hoy generan controversia.

Lic. Luis Alejandro Álvarez Mora
Abogado – Notario Público
Céd. 1-640-275