Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


El ahorro es la única solución a crisis

Redacción La República [email protected] | Jueves 26 abril, 2012



El ahorro es la única solución a crisis

Europa no necesita más fondos de rescate ni reformas estructurales y debería centrar su atención en la obediencia fiscal para que la región alguna vez salga de la crisis de deuda, según el titular de la Federación Bancaria Europea.
“No creo que necesitemos cambios estructurales, se necesita disciplina fiscal”, dijo ayer Christian Clausen, presidente de la FBE, en una entrevista en Estocolmo. “Lo ha decidido la Unión Europea, ha creado los fondos de rescate, tenemos liquidez en el sistema. No creo que pueda hacerse mucho más”.
Una reacción contra la austeridad, impuesta por Alemania como la mejor manera para salir de la crisis de deuda, se abrió camino al corazón de Europa este mes. El primer ministro holandés Mark Rutte el 23 de abril presentó la renuncia de su gobierno ante la oposición a los recortes presupuestarios, en tanto en la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas el socialista François Hollande derrotó al presidente Nicolas Sarkozy con una plataforma que rechaza la austeridad.
El rendimiento de los bonos a diez años que vendieron Italia y España, que cayó por debajo del 5% luego de que el Banco Central Europeo ofreciera más de $1 billón en préstamos a tres años en diciembre y febrero, desde entonces aumentó a cerca del 6 por ciento en tanto los inversores pierden confianza en la capacidad de Europa para combatir la crisis.
“¿Qué se puede hacer respecto de la confianza? Está en manos de los primeros ministros y los ministros de economía”, señaló Clausen, que también es el máximo responsable ejecutivo de Nordea Bank AB, el mayor prestamista de la región nórdica. “Naturalmente, se necesita disciplina fiscal. No hay ninguna duda”.
Los bancos de la región tienen la liquidez que necesitan gracias a los préstamos del BCE a tres años, agregó Clausen. La mayor amenaza proviene de la falta de compromiso político de la región para aplicar paquetes de medidas de austeridad, explicó.
Los bancos “tienen mucho más capital, han avanzado mucho pero aún no han llegado”, dijo Clausen.
La deuda de la región euro trepó de 85,3% del producto interno bruto en 2010 a 87,2 por ciento el año pasado, el ratio más alto desde que se creó la moneda única en 1999, mostraron las cifras oficiales de la UE el 23 de abril. Grecia tenía la mayor carga con un 65,3% del PIB. El miembro más nuevo de la región, Estonia, tenía la menor carga de deuda con un 6 por ciento.
Sólo cinco miembros de la zona euro –Estonia, Luxemburgo, Eslovenia, Eslovaquia y Finlandia- estaban dentro del umbral de deuda de la UE del 60%.
Europa debe fomentar políticas que promuevan el crecimiento económico y reformar las estructuras que demoran la competitividad, según el ministro sueco de economía Anders Borg.
“Tenemos que hacer más en el aspecto fiscal pero en particular con reformas para el crecimiento”, declaró en una entrevista con Bloomberg Television esta semana. “Italia y muchos otros países y nuestros mercados de trabajo carecen de flexibilidad y por eso tiene que haber cambios fundamentales en la forma en que trabajamos en Europa”.

Bloomberg