Enviar
Realizar llamadas es el tercer uso más frecuente
El 77% prefiere “textear” que hablar
Internet es otro servicio que está subutilizado en la telefonía celular

Los usuarios de telefonía celular utilizan en la actualidad más el aparato para enviar mensajes de texto o para servicios multimedia. Hacer o recibir llamadas es el tercer uso y, en última instancia, para navegar por Internet.
Esto ofrece una radiografía a los nuevos proveedores de telefonía celular sobre las preferencias del costarricense y los nuevos servicios que podrían explotar.
Actualmente un 82% de los costarricenses posee al menos un móvil en el hogar y lo utilizan como mínimo una vez al día, revela el último Informe de Brecha Digital publicado por la Rectoría de Telecomunicaciones.
No obstante, actualmente la oferta de contenidos de calidad, de servicios de valor agregado e incluso del mismo acceso a conexiones de datos a través del celular, limitan en gran medida las opciones que tienen los usuarios.
Del 82% que posee celular en el país, solo un 13% tiene una conexión de Internet móvil, y solo un 2,1% realmente la usa con frecuencia.
Esto, aunque es una gran piedra en el camino para el acceso a nuevos servicios desde la Web, también significa una gran ventana que se abre tanto para el Instituto Costarricense de Electricidad como para los nuevos operadores que esperan comenzar a competir este año.
A partir de ahí, las compañías podrían pensar en ofrecer una nueva cartera de productos, dado que quienes actualmente utilizan Internet celular lo hacen en su mayoría para ver el correo, descargar contenido multimedia, buscar información en general, participar en redes sociales o chatear y, en menor medida, para asuntos de trabajo o estudio.
Esta nueva cartera podría estar integrada por ejemplo por la interacción del celular con el comercio para utilizar el aparato como medio de pago (ya existe un proyecto piloto en la zona de Grecia a cargo de la empresa Telemóvil), el desarrollo de aplicaciones con empresas para promover el mercadeo y las ventas, o el pago de servicios públicos, entre otros.
Del tipo de servicios que posean los usuarios y del uso que le den, depende en gran medida que se cumplan las expectativas de una reducción de la brecha digital por parte del Gobierno, y de que se alcance una población tecnológicamente más educada y con mejores opciones, de acuerdo con analistas.
“El desarrollo tecnológico de un país requiere mucho más que el acceso a telefonía móvil, requiere el potencial productivo, creativo, intelectual de lo digital.
Lo esencial es su aprovechamiento de nuevos productos y servicios, de forma que estas tecnologías sirvan para mejorar su condición socioeconómica y generar empleos de valor agregado”, afirmó Clotilde Fonseca, exministra de Ciencia y Tecnología.
El otro aspecto por tomar en cuenta en esta “radiografía” del uso que le dan los costarricenses al celular, es precisamente la población que aún no tiene acceso a un aparato telefónico.
De quienes no poseen celular, tres cuartas partes aducen no quererlo del todo, especialmente porque dicen no necesitarlo, no poseer el dinero para comprarlo o simplemente porque no saben cómo usarlo.
Curiosamente, la mayoría de ellos corresponde a personas mayores de 55 años, con niveles de escolaridad de primaria como máximo, y con ingresos familiares mensuales inferiores a ¢250 mil.
Esto evidencia que si alguno de los nuevos operadores lanza planes dirigidos a este nivel socioeconómico, podría eventualmente encontrar un nicho de mercado actualmente desatendido, aunque generalmente la mayoría pone especial atención a la población más joven, por ser los mayores consumidores y porque evidentemente son los clientes del mañana. Esto lo saben muy bien quienes estudian y conforman el mercado.
Finalmente, el nivel de satisfacción de los clientes con respecto al servicio recibido también pesa, pues es determinante en el poder de decisión y elección del usuario sobre cualquier operador y sobre el uso mismo del teléfono.
A nivel general existe una relativa satisfacción sobre el servicio celular que reciben actualmente (proveniente del proveedor estatal), excepto en el apartado de la cobertura.
De igual forma, en cuanto al Internet celular, la mayor parte de los indicadores están por debajo de la cifra considerada como satisfactoria, fallando especialmente en velocidad de la conexión, cobertura y calidad.
Estos indicadores son evaluados por la Rectoría de Telecomunicaciones en el Informe de Brecha Digital. Dicho estudio, recientemente publicado en su sitio web, toma en cuenta la opinión de 1.250 hogares en todo el territorio nacional, a personas entre 15 y 74 años.

Luis Valverde
[email protected]
Ver comentarios