Enviar
Venta de biocombustibles se masificará a partir de enero de 2012
El 100% de combustibles en Guanacaste tendrá alcohol

En los próximos meses se solicitaría ajuste de precio para renovar equipo en gasolineras


A partir de enero de 2012 los combustibles que se distribuyan en Guanacaste, no solo serán distintos en su composición sino que costarán más.
Al arrancar el próximo año la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) generalizará el plan piloto que ya aplica en esa zona, para que el 100% de esos bienes contenga alcohol.
Los resultados de esa primera fase de la iniciativa para reducir la factura petrolera y evitar emisiones contaminantes, han sido positivos y motivan un segundo impulso.
De hecho, la ampliación del proceso de distribución será sacada a licitación pública en agosto próximo.
“Apuntamos a dos metas básicas: asegurar la provisión energética y disminuir la contaminación. A estos dos objetivos se suma la generación de empleo por la producción del alcohol que será adicionado a los combustibles. Ya hay al menos dos ingenios proyectados a abastecer la demanda de alcohol”, señaló Jorge Villalobos, presidente ejecutivo de Recope.
Los combustibles que contendrán alcohol son básicamente los que abastece el plantel de almacenamiento de refinados, localizado en Barranca, Puntarenas.
En total, se trata de un 25% de lo que se vende en el país; es decir, los derivados de poco más de 1,7 millones de barriles de petróleo.
“Vamos a agregar una porción de alcohol que ya ha probado ser inofensiva para los motores, con ello procuramos obtener resultados muy positivos en términos de garantizar las existencias de derivados del crudo”, agregó Villalobos.
Si bien la baja en la factura petrolera nacional y la disminución de las partículas contaminantes podrían identificarse como metas comunes para el consumidor, lo que sucederá con el precio de esos carburantes quizá no lo sea tanto.
Para financiar el cambio de los equipos que deberán hacer los expendedores de combustibles en Guanacaste, el precio de esos bienes para el consumidor aumentará.
El ajuste oscilará entre ¢3 y ¢9 por litro, que deberán cancelar quienes compran alguno de los tres tipos más comunes de derivados: gasolina súper, plus 91 y diesel.
“El acuerdo es que el Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones solicite a la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos la cual tiene a su cargo definir las oscilaciones en el precio de los combustibles un aumento; en principio, los distribuidores solicitaron ¢9 por litro, pero eso está fuera de toda posibilidad. El monto final será bastante menor”, confirmó Villalobos.
De momento, ante la Autoridad aún no se presenta solicitud alguna relacionada con este asunto. No obstante, no se descarta que el planteamiento tenga lugar en un futuro cercano.
Aunque desde 2007 formó parte del Plan Nacional para alcanzar la carbono neutralidad en 2021, convertir todo el combustible distribuido en el país, en agrocarburante está fuera de alcance por el momento.

Ernesto Villalobos
[email protected]
Ver comentarios