Enviar
El rol esencial de los mercados de valores
María Fernanda Solano
Servicios de Información, BNV

Como lo señaló Joseph Schumpeter, uno de los pioneros de la teoría moderna del desarrollo económico, allá a inicios del siglo XX, las instituciones financieras y bursátiles eficientes son indispensables para el desarrollo de una economía. Esto es tan cierto hoy como lo era entonces. Es incuestionable el papel preponderante que desempeñan los mercados bursátiles en dos de los mecanismos fundamentales del crecimiento: acumulación de capital y productividad.

Una percepción común es que son solamente los ricos los que pueden participar en la bolsa y, en consecuencia, los únicos que pueden obtener los beneficios de ella. Según el IFC, a corto plazo esta aseveración es correcta, pero en la medida en que los mercados alcanzan mayores niveles de desarrollo, entonces la aparición de nuevas instituciones les da a los pequeños ahorrantes y a las unidades familiares de medianos recursos la posibilidad de participar también en este mercado. En el caso de nuestro país, existen sociedades administradoras de fondos de inversión que a febrero del 2008 manejan ¢1,128,640 millones de activos, pertenecientes a 38,552 inversionistas. Si bien el porcentaje con respecto al total de la población no es tan alto, este mecanismo ha resultado ser un exitoso medio de inversión colectiva.

El crecimiento de los mercados de deuda y acciones impulsa también la viabilidad de grandes programas de privatización. En Pakistán, por ejemplo, Hub Power Co., consiguió obtener US$205 millones para su planta de 1.292 MW, alimentada por petróleo, gracias a los mercados de valores. De esa cantidad, una parte considerable se obtuvo dentro del país, a través de la Bolsa de Valores de Karachi. Esos fondos sirvieron para cubrir la falta crítica de financiamiento de capital accionario en un proyecto con un costo total de US$1.800 millones.

En Malasia, una filial del conglomerado de empresas local YTL Corp. obtuvo el equivalente de US$550 millones emitiendo deuda en el mercado de valores interno. Los fondos obtenidos se utilizaron para financiar los primeros proyectos de energía independientes en Malasia que añadieron 1.212 MW a la red nacional.

En Kenya el gobierno utilizó el mercado local de valores para vender el 51% de Kenya Airways a través de la Bolsa de Valores de Nairobi. Más de 113.00 kenianos compraron acciones, de los cuales 78.000 eran pequeños inversionistas.

En estos y quizá muchísimos casos más evidencian como los mercados de valores permiten la vinculación de ahorrantes y empresas, para desempeñar una valiosa función: ayudar a los países a financiar sus enormes necesidades de infraestructura, permitiendo así al sector financiero fomentar la productividad y el crecimiento a nivel local.
Ver comentarios