Enviar
El rey dobló el brazo

Estados Unidos se encamina a la derrota

Luis Rojas
[email protected]

Doce años de supremacía estadounidense, desde Atlanta 96, se tambalean en suelo chino conforme se acerca el cierre de las justas y no se ve cómo Estados Unidos pueda revertir una historia que parece ya escrita.
Ayer fue otro día de dudas en el deporte estadounidense, mientras los chinos suman medallas a solo tres jornadas del final y eso no es lo peor, sino que pruebas tan genuinamente americanas, como las de velocidad en atletismo, la gimnasia, el boxeo y hasta el softbol les han dado la espalda a los representantes de las barras y las estrellas.
Tras las decepciones en las pruebas de velocidad, donde fueron superados por Usain Bolt, Verónica Campbell y Shelly-Ann Fraser, el acabose se dio ayer cuando los equipos de relevos de 4X100 de Estados Unidos, el masculino y el femenino, fueron descalificados porque perdieron el testigo en ambas pruebas.
En la eliminatoria del 4X100 varones, Estados Unidos quedó fuera de la final cuando falló el intercambio entre Darvis Patton y Tyson Gay. La pesadilla era solo el inicio, porque en la eliminatoria del relevo 4X100 femenino en el último cambio, entre Torri Edwards y Lauryn Williams, sucedió lo mismo, solo que esta vez la última echó mano de su orgullo para volver hacia atrás recoger el testigo y llegar a la meta con un tiempo de 48.95, a seis segundo
s de Bélgica, ganadora de la serie con lo que dijo adiós a la opción de ganar su décimo título olímpico en esta prueba.
La suma sigue. China humilló a los norteamericanos con nueve oros por dos de ellos; en waterpolo perdieron la final ante Holanda y en boxeo solo sobrevive uno de los ocho púgiles que llegaron a Pekín.
Otro golpe fue el oro en softbol femenino, un deporte que se inició en olimpiad
a en 1996 y desde entonces había sido ampliamente dominado por las estadounidenses, que esta vez perdieron ante Japón.
Para sonreír, Estados Unidos tiene a Michael Phelps, la victoria en el fútbol femenino de ayer ante Brasil, 1 -0, en la prórroga, y el camino hacia el oro por el lado del baloncesto masculino y femenino, y el voleibol femenino, que ayer tuvo una excelente victoria ante las favoritas cubanas. También estarán en la final femenina de voleibol ante un difícil equipo como Brasil.
Otra buena noticia para el alicaído atletismo estadounidense ocurrió en la final de los 400 con triplete en el podio de LaShawn Merrit, Jeremy Wariner y David Neville.
Aunque faltan 63 podios por entregar hasta el domingo, parece casi imposible que China no pueda coronarse por primera vez en la historia como el país más laureado de los Juegos.


Golpe de gracia

La checa Barbora Spotakova echó mano de su mejor repertorio para dar un golpe de gracia en su último lanzamiento y proclamarse nueva campeona olímpica de jabalina, con récord de Europa incluido (71,42).
Spotakova —campeona mundial en Osaka 07—, quien llegó a Pekín 2008 como la mejor del ranking, abortó el sueño de la joven rusa Maria Abakumova, que dominó toda la prueba hasta ese momento de manera clara y contundente desde su lanzamiento inicial con 69,32, acrecentó el control con los 70,78 del cuarto y a partir de ahí soñó con un inesperado oro.
Pero Spotakova surgió como las grandes para, en un último lanzamiento espectacular, arrebatar a la rusa el triunfo con nuevo récord europeo.
La cubana Osleidys Menéndez, plusmarquista mundial con 71,70, se bajó del podio después del bronce de Sídney y el oro de Atenas. Sin duda era complicado para la plusmarquista tras un año de lesiones, pero cumplió con una digna sexta posición y una marca de 63,35 en su primero y único tiro válido.
Ver comentarios