Emilio Bruce

Emilio Bruce

Enviar
Viernes 15 Septiembre, 2017

Sinceramente

¡El problema fiscal no se resuelve simplemente guardando apariencias ni proyectando un espejismo!

La resolución de los problemas fiscales debe darse atendiendo el fondo de los problemas, no sus síntomas, o simplemente dando la impresión de que se están atendiendo cuando no se están haciendo los debidos esfuerzos del caso.

La solución de los problemas fiscales comienza por la transformación de la arquitectura del Estado y de su gasto. La solución de los problemas fiscales pasa de manera clara por la eliminatoria legal de las rigideces presupuestarias introducidas por leyes que deben derogarse en el tanto de su obligatoriedad de dar recursos inexistentes a instituciones y poderes del Estado.

Toda solución de los problemas fiscales de país pasa por acabar de un tajo la rigidez y el automaticismo de los disparadores del gasto. Toda posible solución de los problemas del déficit fiscal depende de las personas que nos gobiernan, de su liderazgo, de su capacidad de idear salidas y soluciones, de corregir errores del pasado y vicios del presente.

¿Dónde están los proyectos de ley para acabar con las obligaciones legales de asignar forzosamente recursos inexistentes? ¿Dónde están los proyectos de ley para acabar con el origen legal de las rigideces y aceleración del gasto público?

Es claro que el gasto de esta administración reside en no hacer nada por atajarlo y todo por dejar las cosas como estaban. Más ingresos han gestionado para que las cosas sigan igual. Es para mí claro como el día, que para no tener molestias, discusiones u oposición en la Asamblea Legislativa, se eludió toda reforma fundamental a la arquitectura de los gastos y del Estado, sin solucionar los problemas, y se siguió la salida fácil de gastar lo mismo o más y pedir prestado cuando no alcanzaban los ingresos tributarios.

Cuando el Ministerio de Hacienda afirma que el Presupuesto Nacional es rígido en el 95% de su estructura, yo me pregunto ¿qué hizo el Gobierno para transformar esa rigidez? Si el Gobierno carecía de dinero, si los ingresos crecían menos aceleradamente que los gastos, ¿qué hizo para eliminar las cláusulas legales que lo obligan a lo imposible?

Pensiones de privilegio con cargo al Presupuesto Nacional, pluses, anualidades, elusión fiscal, intereses de la deuda, ¿qué hizo respecto de ellos y para cambiar la estructura? ¡Se pidieron más ingresos para no tener que cambiar nada dándolo todo por bueno!

Señalar que se han hecho esfuerzos para contener el gasto por haber reducido cincuenta mil millones en presupuestos de millones de millones es una falta de respeto para los administrados.

No podemos elegir personas que no vayan a entrar a resolver los problemas enfrentándolos en serio. No podemos elegir a personas que sean mediocres. No podemos elegir a funcionarios que carecen de capacidad para realmente gobernar. No podemos elegir a personas que no tengan la honestidad y la integridad suficientes no solo para abstenerse de robar, sino también para abstenerse de simular que arreglan y resuelven problemas sin hacerlo. No se deben elegir simpaticones, sonrientes y picos de oro sin capacidad de resolver y sin ideas de lo que debe emprenderse.

El país no puede seguir por la senda del guardar las apariencias y ser políticamente correcto en imagen, cuando en la realidad nada, de nada, de nada se está haciendo en serio por evitar la catástrofe futura.

Los gobiernos son electos para solventar las dificultades y resolver los errores que viven una administración pública y un país. No se hace politiquería con el futuro de los costarricenses. No se somete a las generaciones futuras a penurias y problemas solo por no tener molestias en el ejercicio del liderazgo de un país.

[email protected]