Logo La República

Sábado, 24 de agosto de 2019



MAGAZINE


El poder terapéutico de una videoconsola

| Viernes 12 junio, 2009



El poder terapéutico de una videoconsola

Una terapia pionera desarrollada en un hospital de Israel ayuda a los pacientes quemados a asumir sus heridas y a tratar de superar los daños psicológicos que producen sus lesiones gracias a una videoconsola.
“Empleamos esta terapia con cada paciente que llega a nosotros y puede incorporarse en la cama para jugar”, explica a Efe el doctor Josef Haik, cirujano plástico y especialista en quemados de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tel Aviv.
Haik lleva a cabo esta peculiar rehabilitación en una gran sala de simulación del centro médico.
“Es una habitación virtual con una estructura amplia. La idea central es que usamos un software muy barato denominado EyeToy, un programa que funciona con la PlayStation de Sony 2”, refiere.
El EyeToy es una cámara digital parecida a una webcam, con una tecnología que permite fotografiar al paciente y reproducir su apariencia y gestos en imágenes, que aparecen en una simple pantalla de televisión.
De esta manera, el paciente puede jugar contra el propio ordenador donde aparece su imagen o con otros personajes de la famosa consola.
“Las ventajas de este sistema de curación es que el paciente no tiene que tocar nada y que se ve a sí mismo proyectado en el videojuego en lugar de exponerse directamente al espejo”, afirma Haik, quien desde 2004 experimenta esta terapia con quemados.
El especialista apunta que una de las ventajas del tratamiento virtual es que puede ser empleado por múltiples personas, evitando el riesgo de contagios de infecciones, ya que el enfermo no tiene que sujetar ni tocar ningún objeto.
Los especialistas creen que la consola colabora, además, en reforzar la autoestima del enfermo ya que el juego le reta y a la vez le recompensa.
“Los pacientes se enfrentan a desafíos en juegos como el boxeo, tenis o simplemente lanzando objetos virtuales contra la pantalla, y se sienten gratificados cuando logran aplausos y puntos con cada éxito”, subraya Haik.
La depresión y otros síntomas asociados a quemaduras severas pueden hacer que el proceso de recuperación sea más doloroso de lo que debería, una brecha que el EyeToy intenta aliviar ayudando a los enfermos en los primeros pasos para aceptar su nuevo aspecto.
Así, para el paciente, poder ver su rostro o partes quemadas de su cuerpo en la pantalla “es una exposición menos dura que la que se refleja en las películas antiguas, donde uno se veía en el espejo y quedaba impactado”, agrega Haik.

Jerusalén
EFE