El placer de los sabores mediterráneos
Fernando Chaves es el propietario del restaurante. Esteban Monge/La República
Enviar

El Mediterráneo resulta tan fascinante que desde siglos atrás es fuente de inspiración. La gastronomía no escapa de ese efecto y un buen ejemplo es el restaurante Olio, un lugar donde conviven platillos bandera de varios de los países que comparten ese mar.

Abrieron sus puertas 15 años atrás en barrio Escalante, en una casa que otrora fue parte de la Northern Railway Company. Fernando Chaves, su propietario, recuerda que al comienzo tenían una capacidad para 20 personas; con el paso del tiempo se extendieron adquiriendo propiedades aledañas, al punto que hoy pueden recibir a 120 comensales.

“Desde el principio buscamos ofrecer comida excepcional a precios realmente asequibles. Hace 15 años este tipo de propuesta gastronómica solo estaba disponible en algunos restaurantes de hoteles, creo que por eso muchas personas nos siguen”, explicó Chaves.

El nombre del lugar significa en español aceite; este producto es parte de la filosofía del lugar, en el que se emplea el aceite de oliva como ingrediente que hilvana todos sus platos.

Actualmente a la zona donde se ubica el restaurante se le conoce como el Paseo Gastronómico La Luz, nuevos restaurantes llegaron y la competencia se hizo tangible. Para mantenerse al día en el gusto de las personas, desde su comienzo invirtieron en contratar un chef especializado y en viajar al Mediterráneo, para empaparse de primera mano de su gastronomía.

El mezze griego es un buen ejemplo de la propuesta gastronómica en Olio. Un plato que combina hummus, berenjena rostizada, dados de queso marinados a las hierbas y aceitunas.

“Buscamos un despertar de conciencia en comer saludable, apreciar el valor nutricional de cada platillo. Pero el mezze también es un éxito porque es una opción para compartir, es una forma de comer de manera más casual”, detalló el propietario.

España es particularmente uno de los países a los que hacen honor en su menú, muestra de eso son otros dos clásicos del lugar: hongos madrileños, unos champiñones frescos salteados al vino tinto que se rellenan de jamón serrano y el pulpo alicante.

Chaves espera que cada comensal salga con la sensación de que comió rico, saludable y no necesitó desembolsar una fortuna para lograrlo.


Detalles


Restaurante Olio
Dirección: 400 metros este de la Antigua Aduana, paralelo a la línea del tren; barrio Escalante
Horario: De lunes a viernes, de 12 m.d. a 12 m.n., sábados de 6 p.m. a medianoche
Teléfono 2281-0541

Ver comentarios