Logo La República

Lunes, 19 de agosto de 2019



NACIONALES


"El Partido no quedó con heridas que no puedan sanar"

Redacción La República [email protected] | Martes 09 junio, 2009



Lucha interna dentro de la agrupación fue moderada y sana, de acuerdo con Laura Chinchilla, candidata del PLN
“El Partido no quedó con heridas que no puedan sanar”
• Ex vicepresidenta llamará a los arayistas y berrocalistas para la construcción de su campaña presidencial

Carlos J. Mora
[email protected]

En medio de una apretada agenda y entre el ir y venir de las cifras de un conteo que aún persiste, Laura Chinchilla, candidata a la presidencia por el Partido Liberación Nacional (PLN), pudo ayer respirar más tranquila, luego de una ajetreada precampaña que la llevó a enfrentarse con Johnny Araya, alcalde josefino, y Fernando Berrocal, ex ministro de Seguridad.
El principal reto para la aspirante es reunificar a partir de ahora las fuerzas de la agrupación, tarea en la cual no duda que integrará a sus contrincantes.

¿Qué fue lo primero que pensó esta mañana —ayer— cuando se despertó ya elegida como candidata del PLN?
Fue una sensación abrumadora, pues tengo una gran responsabilidad de aquí en adelante; son muchas las cosas que tengo y tenemos que empezar a hacer, entonces preparé una lista.

¿Cuál fue el primer punto de esa lista?
Unir al PLN, de aquí emprenderemos un conjunto de acciones en las próximas semanas.

¿Cómo ve este primer punto, será difícil? ¿Percibe al PLN muy desunido?
No, afortunadamente no. Tengo que decir que dicho por las mismas autoridades del Partido, no se vio un proceso tan moderado ni tan sano como este.

¿Qué le parecieron las reacciones de Fernando Berrocal y Johnny Araya el domingo, cuando reconocieron su triunfo y sus derrotas?
Me siento muy contenta con las conversaciones que tuve con don Fernando, quien incluso llegó a hablarme y felicitarme al Balcón Verde, se lo agradecí muchísimo.
En cuanto a don Johnny, la conversación que tuve con él me hace estar muy tranquila, en el sentido de que es a mí a quien me toca hacer un esfuerzo por unir al Partido.
El Partido no quedó con heridas que no puedan sanar, lo vamos a lograr y estaremos unidos para la lucha a la Presidencia en 2010.

El domingo en la noche Johnny Araya volvió a insistir en una injerencia del Poder Ejecutivo en su campaña y en eso él basó su triunfo y su propia derrota…
Yo prefiero dejar todas esas cosas atrás ya, el tono con el que don Johnny me conversó por teléfono es otro y es de esa conversación de la que voy a partir para unir al PLN.

¿En su campaña a la Presidencia va a seguir exponiendo su experiencia en esta administración?
Vamos a ver, precisamente para evitar cualquier mal entendido sobre mi relación con el Gobierno, relación que no escondo y que tiene que ver con una convicción de que se han hechos cosas buenas y una amistad con personas que están ahí, yo promoví un estricto código de ética para esta precampaña, según el cual la campaña no se iba a involucrar en cosas indebidas con el Gobierno y viceversa.
Y lo cumplí, nunca se evidenció una relación indebida, igual lo voy a hacer en esta campaña nacional. Al Gobierno le toca seguir trabajando y haciendo una buena tarea y a mí ganar una campaña, quizá con caminos paralelos pero que no se tocan.

¿Qué va a pasar con su comando de campaña? ¿Lo va a reforzar con otras figuras y piezas del PLN?
Yo me siento agradecida y satisfecha con este equipo que me acompañó en esta primera etapa. Más que restar gente, vamos a sumar gente.

¿Gente del arayismo y el berrocalismo?
Claro, de las dos tendencias y gente fresca que se acercará al Partido.

¿Personas de estas tendencias podrían formar parte de su eventual gobierno?
En ese sentido yo no quiero hablar del próximo gobierno, el reto ahora es hablar de la nueva campaña. Es aquí donde yo digo que me encantaría contar con el apoyo del arayismo, del berrocalismo y de todas las tendencias dentro del PLN.


En menos de dos semanas el país vio dos contiendas internas en los dos partidos políticos de mayor pugna, ¿cuál cree usted que es la diferencia entre una convención abierta y una cerrada?
La participación, el número de gente que se acercó.
A los costarricenses no les gusta que les pongan barreras de entrada, no les gustan los formalismos excesivos y requisitos de esa naturaleza para participar en política.
Si bien hay que reconocerle al PAC que hizo su primer intento de abrirse, creo que lo sucedido en el PLN tiene que convencerlos de que la línea correcta es la apertura total.

El Tribunal Supremo de Elecciones hará la declaratoria de elecciones nacionales en octubre, ¿usted cuándo empezará con la campaña?
Nosotros no vamos a parar. Ya para mañana (hoy) hay reuniones preparadas para empezar a definir las acciones que vamos a tomar.

¿La de mañana con quién es?
En este momento hemos trazado dos acciones, la primera unir al PLN, lo que va a implicar un despliegue de acciones, entre ellos un nuevo recorrido mío por toda Costa Rica para agradecer a quienes nos ayudaron y para tenderles la mano a quienes no estuvieron con nosotros en esta precampaña.
La otra gran tarea es definir las líneas de estrategia de nuestra campaña, ya no estaremos hablándole a un partido político, sino a todo Costa Rica.

El financiamiento…
En esta primera etapa nos fue muy bien, y para la campaña nacional también, lo que no queremos es comprometer mucho lo que es la deuda política que nos corresponde como partido.

¿Cómo será su plan de gobierno?
Muy puntual. Ya tengo mucha gente que se ha ofrecido para ayudarme.
Pero quiero hacer algunas cosas distintas al pasado. En primer lugar no quiero que se nos vaya el tiempo en grandes abstracciones.
Una persona como yo, que sabe qué está pasando en el Gobierno, que conoce qué está sucediendo en el Congreso y que conoce qué sucede en el Poder Judicial, va decirles a los costarricenses: este es el punto de partida y estas las acciones que nos dejarán caminar en las áreas que tenemos rezago.

¿Es decir que va a apostar a la continuidad?
Sí, pero va a ser una propuesta muy concreta, en cuya elaboración se van a hacer muchas consultas a todos los sectores del país, sobre todo a los menos favorecidos.

¿Para esta continuidad podría echar mano de figuras de este Gobierno y pedirles su permanencia en su eventual gabinete?
No lo descarto, sobre todo si llegando al final de este gobierno el balance muestra que hay gente que lo ha hecho bien.