El LIBOR dejará de existir en el 2021
Enviar

Los préstamos en Costa Rica, en moneda extranjera, principalmente en dólares, utilizan para el cálculo de intereses el índice “Prime Rate” o el “LIBOR”. En particular, las operaciones crediticias se acuerdan sobre la base de alguna de esas tasas, más un margen (“spread”) para cubrir costos y utilidad de quienes conceden los créditos.

En términos generales, el Prime Rate es un indicador de la tasa de interés más baja que los bancos de los Estados Unidos cobran a sus mejores clientes comerciales; y el LIBOR (“London Interbank Offered Rate”) es una tasa de referencia diaria basada en las tasas de interés a la cual los bancos ofrecen fondos no asegurados a otros bancos en el mercado monetario mayorista o mercado interbancario de Londres.

La desventaja del LIBOR podría resumirse en que se basa en una encuesta, y un escándalo estalló cuando en el período posterior a la crisis financiera del 2008 se descubrió que los bancos consultados habían mentido sobre los costes crediticios en un intento de que la tasa conviniera a sus propias posiciones. En esa oportunidad se cuestionó la credibilidad de este índice para reflejar adecuadamente el costo del dinero y para servir de referencia para otras operaciones financieras.

Adicionalmente, más recientemente, tras el Brexit, el LIBOR sufrió un fuerte desplome y se ha utilizado cada vez menos en transacciones por parte de los agentes en los mercados activos.

El pasado 27 de julio del 2017, en una conferencia, Andrew Bailey, director de la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido (FCA, por sus siglas en inglés), dijo que la tasa Libor no era sostenible en el tiempo debido a la falta de transacciones que proporcionaran datos suficientes para mantenerla vigente como referencia para fijar la tasa de interés activa en los mercados; y que la era de las estimaciones expertas para definir las referencias debía llegar a su fin, debiéndose implementar un nuevo sistema basado en transacciones reales para fines de 2021.

En particular, FCA estuvo hablando con los bancos en los últimos meses sobre el fin del uso del LIBOR y cuánto tiempo se necesitaría para cerrar el proceso y parece ser que la mayoría dijo que podría hacerse en cuatro o cinco años, lo que permitiría que la transición pueda planificarse y ejecutarse sin problemas.

En consecuencia, se espera que para finales del 2021 el LIBOR deje de existir como índice de referencia y, aunque es posible que el LIBOR sea sustituido por otro más confiable y objetivo, lo que sí es cierto es que no sabemos cuál será su sustituto y por ello las instituciones financieras, en términos prácticos, deben revisar su actual política de créditos para hacer los ajustes correspondientes y para minimizar el impacto negativo de esta decisión.

Particularmente, respecto a las actuales operaciones de crédito que ya se encuentran pactadas y referenciadas al LIBOR, cuyo plazo de vencimiento es menor al 2021, no se observa un riesgo inminente, pero respecto a aquellas con un plazo de vencimiento mayor, se deberá revisar la mejor forma de proceder, siendo lo más recomendable iniciar un acercamiento entre las partes para sustituir el LIBOR por otro índice, como sería el PRIME RATE, a fin de cerrar la incertidumbre que la extinción de la LIBOR pueda generar para ambas partes, como sería el caso de que no se alcance un acuerdo al respecto y que el diferendo se deba resolver mediante un proceso judicial. Por otro lado, para las nuevas operaciones de crédito que se vayan a aprobar o formalizar, con un plazo de vencimiento mayor al 2021, lo recomendable sería evitar el uso del LIBOR y en su lugar utilizar el PRIME RATE u otro índice objetivo que resulte adecuado; y si el plazo fuere menor, podría continuar usándose el LIBOR pero con las reservas del caso.

Inicialmente, la realidad podría presentarnos situaciones más complejas y diferentes que ameriten un mayor análisis para buscar una solución adecuada a los problemas que la supresión del LIBOR producirá, pero eso se verá caso por caso. Como dijo el consejero de la FCA en su discurso: "La planificación y la transición debe comenzar ahora".


(*) El autor es abogado asociado de la práctica de banca y seguros de Zürcher Odio & Raven, especialista en derecho comercial y de seguros, y brinda asesoría a empresas nacionales y extranjeras. [email protected]

Miguel Elizondo Soto
Associate
Zürcher Odio & Raven

[email protected]
www.zurcherodioraven.com

2201-3820

Ver comentarios