Logo La República

Viernes, 27 de noviembre de 2020



FORO DE LECTORES


El impacto de la transformación digital en los modelos de negocios costarricenses hacia un futuro incierto

Gabriel Silva Atencio [email protected] | Lunes 29 junio, 2020

Gabriel Silva

En los últimos años, el concepto de "transformación digital" alcanzó una posición sólida y alta en la discusión de los principales elementos que influyen en el desarrollo y la supervivencia de las organizaciones contemporáneas. En sentido general, puede definirse como la modificación (o adaptación) de los modelos de negocios, como resultado del dinamismo en los avances tecnológicos.

La naturaleza interdisciplinaria y una historia corta de la transformación digital dan como resultado la falta de definiciones, ontologías y taxonomías comúnmente aceptadas. Además, se puede argumentar que no es un concepto nuevo, sino simplemente un refrescamiento comercial de una tendencia previa, similar en forma e intensidad a la tendencia "puntocom" que experimentamos en los años 1995-2001. Hay muchas semejanzas entre la "era de las puntocom" y el desarrollo digital de hoy: la aparición de varias tecnologías centrales que comenzaron a reunir la masa crítica de uso, inversiones enormes e injustificadas en empresas innovadoras (a pesar de sus finanzas nebulosas), incorporación rápida de herramientas tecnológicas por consumidores y empresas, y el crecimiento en paralelo impulsado por la tecnología, los precios en las acciones y las expectativas de ganancias.

Desde este punto de vista retrospectivo, no podemos ignorar el hecho de que el desarrollo de las puntocom fue una burbuja económica que estalló en una ola de desastres comerciales, caídas del mercado y pérdidas financieras significativas dentro de las economías globales, por lo cual surge la pregunta si esta nueva revolución tecnológica conllevara el riesgo de repetir el mismo destino. El riesgo de que una tendencia significativa se derrumbe bajo su propio crecimiento siempre está presente, especialmente cuando se trata de una fuerte dependencia de las nuevas tecnologías (incluidos los recursos para su producción) o la dependencia de comportamientos sociales nuevos o modificados.

Sin embargo, la transformación digital de hoy se basa en la necesidad imperiosa de supervivencia de las organizaciones, como consecuencia de una pandemia global que nadie esperaba e incluso genera desesperación en la economía global ante un futuro incierto, es por ello la aceleración desbocada de impulsar los factores de cambio en los modelos organizacionales, con la finalidad de garantizar la sostenibilidad en el corto, mediano y largo plazo.

Por lo tanto, es esencial que las organizaciones comprendan los desafíos de trabajar de forma remota y construir una comunicación digital sólida, especialmente cuando todas las situaciones son inciertas, a su vez las empresas deben ser digitalmente flexibles cuando el distanciamiento social es vital. Necesitan contar con procesos y herramientas que permitan a todos sus colaboradores comunicarse y realizar tareas de manera eficiente.

Para algunas empresas que ya eran digitalmente ágiles, habrá pequeñas adaptaciones o mayores esfuerzos en áreas que ya eran un foco. Para otros que sobreviven, se transformará fundamentalmente el aspecto comercial habitual y aquellas que aún no han iniciado será una transición difícil por la carencia en el manejo de la comunicación, las herramientas y el liderazgo adecuado.

A largo plazo, veremos grandes cambios en las industrias y la dinámica de trabajo, en donde la empresas se darán cuenta de la rentabilidad de los colaboradores que trabajan de forma remota y de cómo desempeñaran un papel esencial en las nuevas dinámicas operativas después de COVID-19.






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.