Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


El estado de nuestros puentes

| Viernes 10 octubre, 2008


El estado de nuestros puentes


Gran asombro nos causa la lectura de constantes artículos y editoriales del periódico LA REPUBLICA y otros medios informativos relacionados con el estado de los puentes en nuestro país. Pero más asombro nos causa la inactividad del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) y de sus jerarcas para afrontar de una vez por todas esta situación tan grave que denuncian los medios.
Después de más de dos años de Administración Arias, las promesas de su Plan de Gobierno y su “sí a la recuperación de nuestra infraestructura”, han quedado en el vacío.
Los puentes son parte integral de las carreteras y de la infraestructura básica para la comunicación y el traslado de personas, mercaderías y productos de nuestros agricultores y exportadores.
El país cuenta con más de 1.300 puentes solo en la red nacional, que no se atienden adecuadamente, ya sea por falta de mantenimiento o porque no se hace su reconstrucción o ampliación.
Y aun cuando ya se hayan comprado las estructuras, el MOPT es ineficiente para instalarlas, tal es el caso del puente por colocar sobre el río Coto en la Zona Sur. Las estructuras siguen tiradas herrumbrándose o a la merced de los ladrones, ese es el caso también de las vigas de puente en las cercanías de la Quebrada Azul en San Carlos.
El abandono es generalizado en el país y la ineficiencia cubre hasta la Comisión Nacional de Emergencias, entidad creada para hacer las cosas por una vía más expedita; aun así las reparaciones se retardan meses y meses como es el caso de los puentes que se cayeron en el río San Isidro y en el río General a causa de la tormenta Alma en el cantón de Pérez Zeledón.
Pero lo más grave es que aunque se tenga la plata para las reparaciones, a veces los contratos no prosperan por errores de la Administración a la hora de pedir los refrendos a la Contraloría General de la República, como sucedió en el caso del puente sobre el río Peñas Blancas en la Zona Norte, que mantuvo mucho tiempo incomunicadas comunidades importantes y productivas. De esta forma, la red vial y los puentes siguen presentando la misma cara de descuido con el agravante del peligro que representaría el colapso de una de estas estructuras, sobre todo en vías de alto tránsito.
Un reciente estudio realizado por expertos japoneses el año pasado señala las grandes debilidades del sistema nacional de puentes, incluyendo aquellos sobre las carreteras internacionales, por lo que esperamos que los planes del MOPT por lo menos abarquen las mejoras de los puentes en las rutas 1 (Interamericana Norte), 2 (Interamericana Sur), 32 (a Limón), 34 (Costanera Sur) y 36 (Limón – Sixaola), es decir, las rutas que conectan el país con las fronteras terrestres y marítimas.
Esperamos que el discurso del señor Presidente de la República, presentado ante nosotros los diputados de la Asamblea Legislativa el 1º de mayo de 2006, se cumpla por lo menos parcialmente.
En esa ocasión don Oscar prometió que: “Daremos un rumbo claro a la inversión nacional en infraestructura y en transportes. ¡Nunca más nuestras carreteras, puertos y aeropuertos serán un motivo de vergüenza nacional!¡Nunca más condenarán a nuestros productores a pasar por una pesadilla para vender el fruto de su trabajo!¡Nunca más castigaremos al aislamiento y al atraso a las comunidades rurales más alejadas!”. Desgraciadamente, don Oscar, ya a su Gobierno se le está acabando el tiempo y aún no ha cumplido sus promesas en materia de infraestructura vial y, como lo señala el periódico LA REPÚBLICA del 6 de agosto pasado, página 12 Nacionales, el “desastre vial se alimenta de eterna posposición”.

Marvin Rojas Rodríguez
Ingeniero y diputado