Enviar
El Espanyol llora

Barcelona
EFE

El Espanyol no sale de la conmoción en la que se encuentra después de la pérdida de su capitán, Dani Jarque, de 26 años, quien murió la noche del sábado en Italia, justo una semana después de que el españolismo celebrase a lo grande la inauguración de su nuevo estadio con una goleada al Liverpool 3-0.
Tanto la familia españolista como la del fútbol europeo han vivido una jornada de duelo por la pérdida de Jarque, quien murió en el hotel de concentración del Espanyol en Italia por un ataque al corazón.
Dani Jarque se encontraba en su habitación dialogando por teléfono con su pareja, cuando a las 7 p.m. perdió el conocimiento. El delegado del equipo, José Manuel Calzón, avisado por Ferrán Corominas, amigo y compañero de habitación, que había sido alertado por la compañera de Jarque, encontró al capitán sin conocimiento.
A pesar de que se le practicó el protocolo de reanimación por parte del médico del club, Miguel Cervera, y posteriormente en un centro médico, falleció una hora después en un hospital de Florencia.
Al poco tiempo de conocerse la noticia, el nuevo estadio españolista empezó a reunir a consternados seguidores que se congregaron en la puerta 21, número del dorsal del capitán españolista, con velas, bufandas y banderas.
Después de una noche impactante para el club barcelonés, ayer aterrizó en el aeropuerto del Prat la expedición del equipo blanquiazul, que suspendió la gira por Italia después del trágico suceso.
La dirigencia del club en pleno se desplazó a casa de la familia Jarque para dar el pésame a los padres y a la pareja del jugador, Jessica, quien el mes que viene dará a luz a un bebé. Estaba prevista ayer la autopsia al cuerpo del jugador para ser repatriado cuanto antes a Barcelona.
Ver comentarios