Logo La República

Domingo, 17 de enero de 2021




El empresariado mundial actuando ante el COVID

¿Qué están haciendo las empresas costarricenses?

Alejandro Jiménez [email protected] | Martes 22 diciembre, 2020

Escritorio con papeles y una planta


En los últimos meses, se ha creado un gran debate entre los líderes empresariales sobre lo que ha significado COVID-19 para sus exportaciones y cadenas de suministro internacionales, y es que los cierres temporales causaron importantes trastornos a nivel internacional, pero también en los mercados locales.

A lo anterior surgieron dos dudas que muchos empresarios empezaron a preguntarse:

  1. ¿las ventas y el suministro de las empresas deberían ser más nacionales o internacionales?
  2. ¿Son los mercados extranjeros un riesgo innecesario o una forma de cubrirse inteligentemente?

En una encuesta realizada por Grant Thornton Internacional a empresas de todo el mundo, le preguntamos sobre su priorización de los mercados internacionales y las cadenas de suministro en los próximos 12 meses. El resultado obtenido fue que la mayoría están buscando cambiar la forma en que priorizan estas dos áreas relacionadas, pero existe un nivel alarmante de desacuerdo sobre si aumentar o disminuir su enfoque internacional. A nivel mundial y por una pequeña mayoría, la intención es disminuir la priorización de las ventas internacionales y las cadenas de suministro, aunque hay mucha variación entre geografías y sectores.

Las expectativas de exportación para el primer semestre de 2020 cayeron con una pequeña mayoría del 27% esperando disminuir las exportaciones en el próximo año, en comparación con el 25% que esperaba un aumento.

El comercio internacional es una parte tan importante del universo del mercado medio y puede brindar oportunidades donde los mercados nacionales tienen dificultades, factores como los modelos de negocio, el liderazgo y las oportunidades de mercado influirán inevitablemente en la importancia que las empresas otorgan a las cadenas de suministro y ventas internacionales.

Desde el punto de vista geográfico, las regiones más desarrolladas de Asia, Europa Occidental y, hasta cierto punto, América del Norte están volviendo a centrarse en las ventas y el suministro hacia los mercados nacionales, mientras que las regiones emergentes siguen teniendo un enfoque más internacional. Esto podría tener impactos económicos significativos en la economía global dependiendo de la escala y velocidad de estos cambios.

A nivel sectorial, hay multitud de matices. Los sectores que están en el corazón mismo del interés nacional, como la salud, la educación y el transporte, sin duda están recibiendo un enfoque más nacional, al igual que los sectores de consumo como los viajes, el turismo y el ocio y los productos de consumo. En muchos países, las restricciones y preocupaciones sobre los viajes internacionales han provocado un aumento del turismo nacional.

Algo que llama la atención es como la sostenibilidad se está reforzando como tendencia, donde en varios países europeos y durante el cierre, los consumidores han reconocido que hay cosas que pueden hacer para ayudar al medio ambiente, como comprar localmente y reducir la cantidad de viajes, y esto ha impulsado la demanda interna. En el sector de telecomunicaciones, que siempre ha sido más internacional, el enfoque de muchas empresas se ha centrado en los clientes existentes, en lugar de los nuevos, en los últimos meses, lo que puede haber afectado las ambiciones internacionales.  En los EE. UU, los analistas de la firma Grant Thornton reconocen que lo anterior no es solo una reacción al COVID-19, sino también proviene de políticas gubernamentales, en particular el recorte a la tasa máxima de impuestos corporativos en los EE. UU. - del 35% al ​​21% - y la oportunidad única de repatriar la propiedad intelectual.

Frente a la incertidumbre global, es fácil ver por qué algunas empresas podrían frenar sus planes de crecimiento y concentrarse en los mercados que mejor conocen, sin embargo, las limitaciones inherentes de los mercados locales llevarán a las empresas un poco más consolidadas a buscar oportunidades de crecimiento regional y, en última instancia, en el mercado global.

Dentro de las recomendaciones que brindan varios de los analistas de la firma, se encuentran que si se cuenta con un exceso de capacidad y se encuentra en una posición razonablemente buena, busque si puede desarrollar una propuesta para vincularse con una empresa conjunta o socios de distribución y explorar el mercado extranjero. Nuestra investigación sugiere que algunas empresas ya están aprovechando esta oportunidad, con un 25% planeando aumentar la cantidad de países a los que venden en el próximo año, y solo el 19% busca disminuir.

COVID-19 amplifica los desafíos preexistentes de la cadena de suministro

Los líderes empresariales están actualmente mejorando la capacidad de recuperación de sus cadenas de suministro, y más de un tercio a nivel mundial dice que esto es algo que deberán abordar después de la crisis de Covid-19.  Las empresas costarricenses podrían evaluar pasar de proveedores únicos o múltiples a asociaciones estratégicas que le permitirían activar diferentes niveles de la cadena de suministro de acuerdo con las situaciones y necesidades cambiantes actuales.

Como punto importante a considerar es que, de acuerdo con nuestro estudio, los líderes enfatizan la importancia de la planificación de escenarios para ayudar a las empresas a encontrar la mejor manera de enfrentar los desafíos inmediatos de COVID-19 en las cadenas de suministro y ventas internacionales. “


Alejandro Jiménez

Gerente de Consultoría





© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.