Enviar
Con Sumo
El debut sexual en la web

Carmen Juncos
[email protected]

Un día de estos, mientras esperaba para pagar lo que había comprado en un supermercado, me llamó la atención los comentarios de un muchacho, a mi lado, que hablaba por celular mientras pagaba y le decía a quien estaba del otro lado de la línea que ya habían comprado algunas cosas y se iban a su casa, él y otros dos amigos, para ver una película, conversar y tomarse unas cervezas. Lo invitaba a unirse al grupo y le anticipaba que esa noche dormirían todos en su casa.

Era un viernes por la noche y lo que despertó mi interés no fue el hecho de que hubieran comprado cervezas y algunas bocas, sino el que estuvieran diciendo que no saldrían porque “ya la calle está muy fea”.
La razón de la “fealdad” no era, como creí al inicio, que tuvieran que manejar luego cada uno hacia su casa con tragos que pudieran ser detectados si los paraba la policía, sino el que pudieran ser asaltados.

Me di cuenta cuánto había cambiado en la sociedad a causa de la inseguridad que vivimos, al punto de que los jóvenes prefirieran quedarse en casa. Pensé en el verano que se avecina pero también en que ya las parejas no pueden salir a pasear bajo la luz de la luna.
Por el contrario, parece que sus hábitos de vida están ahora más ligados a actividades que puedan hacer en el encierro, tras las rejas de sus casas, y que en muchos casos están ligadas a los vídeos y a la web.

Pero estas reflexiones me asustaron realmente cuando leo en la prensa (El Clarín de Buenos Aires) que en otros países (¿ocurrirá también en el nuestro?) el debut sexual de los adolescentes dejó de ser un acto íntimo puesto que algunos lo filman con sus celulares y lo levantan a la web.
La psicóloga entrevistada lo atribuye a que “estamos en una sociedad exhibicionista. Todo está hipererotizado. Los chicos comparten con su familia o amigos programas de televisión con escenas que deberían ser privadas o que no deberían ver”.
Otro especialista agrega que “si la sociedad les dice que para ser exitoso hay que mostrarse, los chicos siguen ese camino y no toman conciencia de cuanto se exponen”.

No dejo de alimentar la esperanza de que Costa Rica vuelva a ser un lugar en el que se pueda salir, de día o de noche, sintiendo la paz y la libertad que antes sentíamos.
Ver comentarios