Enviar
El debate por la familia


Se produce en Costa Rica en la actualidad un fuerte debate sobre una serie de proyectos que se discuten en la Asamblea Legislativa y tienen relación con el tema de la familia, es decir, la base sobre la cual se construye la sociedad.
En estas discusiones destacan, por polémicos, los tópicos que tienen que ver con el aborto y con la unión civil entre personas del mismo sexo, otorgándoles los mismos derechos del matrimonio, entre otros.
Estos temas que, como decíamos, se relacionan con la institución de la familia, se están analizando en diferentes instancias legislativas y en comisiones, pero el debate no ha permanecido en el ámbito de ese Primer Poder de la República porque, como es lógico, ha despertado gran interés entre la población puesto que lo que se decida afectará, para bien o para mal, de manera trascendental la vida de las personas y de las futuras generaciones.
Por esta razón es que algunos sectores buscan dar su opinión sobre esos debates. El pasado 31 de agosto se suscitó un hecho de bastante relevancia, que lamentablemente no fue cubierto por este medio, a pesar de lo cual consideramos fundamental manifestar nuestro interés y para no restarle importancia al tema, queremos destacar los hechos ocurridos en esa fecha.
Nos referimos concretamente a la marcha del 31 de agosto en el Paseo Colón y la avenida segunda que reunió a miles de costarricenses —datos no confirmados hablan de 50 mil—, quienes expresaron de ese modo su oposición a los antes mencionados proyectos de ley que, en su criterio, atentan contra la institución de la familia en el país.
Los manifestantes, animados por bandas, pasacalles y consignas llegaron hasta el Parque Central, para participar ahí en la Solemne Eucaristía presidida por el arzobispo de San José, monseñor Hugo Barrantes Ureña, quien concluyó la homilía diciendo: “Si se atenta contra la familia se atenta contra Dios”. “La Iglesia está a favor de un sano goce de la sexualidad humana. En estos proyectos, con el término ‘derechos sexuales’ se quiere imponer una concepción de la persona reducida a lo erótico, sin que esté acompañado por el amor ‘ágape’”.
Es de gran importancia y trascendente para la sociedad costarricense que estos temas sean ampliamente debatidos en diálogos donde las diferentes voces puedan ser expresadas y escuchadas con el respeto que merecen y como corresponde al contexto de un estado de derecho.
Es la familia el importante espacio donde se educa a los hijos y donde se forja el tipo de sociedad que queremos tener y heredar a los que vendrán.
Ver comentarios