Logo La República

Sábado, 24 de octubre de 2020



FORO DE LECTORES


El covid-19 en época de lluvia

Alberto Delgado P. [email protected] | Viernes 24 abril, 2020

delgado

Durante las últimas semanas las autoridades sanitarias han dirigido la atención de la emergencia nacional por el covid-19, misión para la cual han contado con el apoyo de un importante número de ministerios e instituciones públicas y una cantidad creciente de empresas privadas.

Recientemente una voz del cielo (literalmente), hizo un llamado a revisar lo hasta ahora actuado; era la voz de un trueno avisando que las primeras lluvias están prontas a llegar, a este aviso se suma el canto insistente de las aves que los campesinos interpretan como “llamando las lluvias”.

Con el cambio de temporada, entre las entidades abocadas a atender la emergencia, tendrá que destacar el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), especialmente en su adscrita, el Instituto Meteorológico Nacional (IMN), quien por medio del estudio de las actividades meteorológicas y climatológicas, deberá aportar los pronósticos que orienten a las autoridades, para revisar y en algunos casos redefinir, estrategias establecidas y aplicadas durante el verano, pues es muy probable que sea en la época de lluvia cuando el país llegue al punto más alto de propagación del virus, lo que los entendidos en la materia llaman como la fase cuatro de la pandemia.

Es sabido que con las lluvias se suele dar una mayor humedad en el ambiente, que exacerba los males respiratorios, el dengue y otras plagas (que, aunque han perdido protagonismo, siguen aquí presentes), a lo que no pocas veces se suman complicaciones adicionales como inundaciones o desbordamiento de ríos; estos no son escenarios pesimistas, sino simplemente realistas para todo el que ha vivido al menos una década en este país. Por ello, en esta ocasión más que en ninguna otra, urge acatar preventivamente todas las recomendaciones que se dan para el invierno, tales como la limpieza de techos, canoas y bajantes, eliminar todo tipo de recipientes que puedan contener agua empantanada, no tirar basura en los drenajes y alcantarillados públicos y en la medida de lo posible, contribuir con su limpieza.

Por otro lado, entre lo que hasta ahora se ha aprendido del covid-19, es que, como suele suceder en situaciones de crisis, la creatividad y cooperación son valiosos aliados para enfrentar adversidades, es así como universidades públicas, en alianza con empresas privadas, desarrollan respiradores artificiales de fabricación nacional, las empresas de mensajería y transportes amplían sus servicios a la entrega de prácticamente todo producto cuanto se pueda imaginar, iglesias, hospitales y hoteles acondicionan y ofrecen sus instalaciones para la atención de la emergencia, artistas ceden sus presentaciones libremente por internet o televisión para apoyar la campaña de “quedate en casa” y muchas otras iniciativas que contribuyen a superar la crisis. Ese espíritu emprendedor y solidario tendrá oportunidad de seguir desarrollándose en los siguientes meses, pero ahora, bajo la lluvia.

Alberto Delgado P.

Economista

[email protected]








© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.