Enviar
Sábado 2 Agosto, 2008

El caso Tomayko


La acertada decisión de la Ministra de Seguridad Pública constituye una reivindicación de los derechos de las mujeres, aplicados a la situación especial y concreta de la señora Tomayco. En ella, manifiesta claramente su compromiso con la vigencia y avance de los Derechos Humanos en el país. La Defensoría aplaude la resolución porque el concepto de refugio hoy, se ha ampliado y con ello permite proteger a las mujeres expuestas a riesgos que provienen de prácticas discriminatorias, como la violencia estructural que se ejerce en su contra, debidamente consagrado en el la Convención sobre el Estatuto de Refugiados.
Alexis de Tocqueville, reconocía que Estados Unidos representaba el ejemplo más claro de democracia, libertad y de cultura igualitaria. La misma Constitución de Estados Unidos proclama la aspiración de alcanzar la perfección como Pueblo, “NOSOTROS, el Pueblo de los Estados Unidos, a fin de formar una Unión más perfecta, establecer Justicia, afirmar la tranquilidad interior, proveer la Defensa común, promover el bienestar general y asegurar para nosotros mismos y para nuestros descendientes los beneficios de la Libertad”. Carta Magna que plasma todas las aspiraciones del ser humano en cualquier parte del mundo.

En la búsqueda de perfeccionar la democracia, la protección de la dignidad esencial del ser humano y el sistema de libertad, además de la paz y la Justicia, estas dos naciones hermanas buscan alcanzar los mismos valores. Lo hemos demostrado en el caso de Chere Lyn Tomayko.
Iguales valores, perseguimos ambos países cuando velamos por el reconocimiento y respeto irrestricto de todos los derechos de la mujer, porque concebimos que son condiciones indispensables para su desarrollo individual y para la creación de una sociedad más justa, solidaria y pacífica. Creemos que la violencia contra la mujer constituye una violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales y limita a la mujer el reconocimiento, goce y ejercicio de tales derechos y libertades.

Costa Rica le ofrece a Chere Lyn, víctima de violencia, una mano, ofreciéndole protección, al brindarle refugio. Estados Unidos ha procedido de igual manera en el pasado con una costarricense, quien ingresó a ese país en 2003, huyendo del maltrato por parte de su esposo y logrando asilo ese mismo año.
Estados Unidos se debería sentir absolutamente satisfecho por la protección que estamos brindando a una ciudadana estadounidense, porque estamos asegurándole una vida libre de violencia, una vida en la que puede desarrollarse como ser humano pleno, al lado de sus hijas y de su esposo.
Promiseland, como se le conoce a Estados Unidos, tierra de promesas y de esperanzas, con quien compartimos valores, esfuerzos, experiencias y acciones por lograr un mundo mejor, es lo que queremos brindarle en Costa Rica a Chere Lyn Tomayco.

Lisbeth Quesada Tristán
Daniel Soley Gutiérrez
Defensora y Defensor Adjunto de los Habitantes