Enviar
El camino hacia autos limpios


Los ministerios del Ambiente y Energía y de Hacienda, mediante decretos que impulsan conjuntamente, buscan llevar a la práctica dos propuestas con la intención de renovar la flota vehicular del país, en el marco de las acciones que el gobierno implementa para bajar la factura petrolera.
Una de ellas sería que puedan bajar de precio en el mercado local los autos de combustión alternativa al petróleo, ya sea porque funcionen con gasolina o diésel y otro carburante limpio como electricidad o hidrógeno, o porque sean automóviles híbridos que operen tanto con combustible fósil como con otro alternativo.
La otra propuesta va en el sentido de regular la entrada al país de autos usados pues, según las mencionadas autoridades, cuanto más viejo sea el vehículo más combustible consume.
Esta última medida probablemente sería la que mayor oposición enfrente, por parte de los importadores de carros usados, quienes se sienten afectados mientras que serían favorecidos los vendedores de autos limpios.
Más allá de la posible polémica, y de que la medida no sería tampoco de efecto inmediato sobre el monto de la factura petrolera, el asunto debería verse desde la perspectiva de que los países desarrollados caminan hacia esos objetivos y Costa Rica también debería intentarlo.
No obstante, la prudencia indicaría que estas son medidas a tomarse con datos muy concretos y comprobados que deben ser claramente informados a la población y quizás de un modo paulatino, para que tanto importadores como usuarios vayan acomodándose a las nuevas realidades con la menor afectación posible.
La incorporación de flota vehicular movida por energías alternativas al petróleo o mixtos, requiere asimismo la implementación de lo necesario en todo el país para que los usuarios puedan contar con las debidas fuentes de reabastecimiento.
Es necesario tener presente que en esto, como en casi cualquier otra medida seria y responsablemente tomada, no se puede tratar de poner un techo si no han sido construidas las bases y las paredes que sostendrán toda la estructura para que esta realmente sea sólida y efectiva.
Es decir, que Costa Rica debería encaminarse hacia la renovación de su flota vehicular mediante un plan integral y gradual que garantice con pasos firmes y acertados el feliz cumplimiento de esa meta.


Ver comentarios