Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



MAGAZINE


“El arte es la voz del alma”: Andrea Bocelli

Melissa González [email protected] | Viernes 16 febrero, 2018



Andrea Bocelli regresa a Costa Rica para ofrecer lo mejor de su repertorio, el 22 de febrero en Parque Viva.
El tenor ofreció una entrevista a Magazine para dar detalles de su presentación.
Las entradas están disponibles en el sitio www.boleteria.cr, el centro de llamadas 2247-5050 y Servimás autorizados.
Los precios van desde ¢51.750 hasta ¢322 mil.
 
¿Qué recuerda de Costa Rica?
Transcurrieron muchos años, pero conservo un claro recuerdo de mi paso por su país. Recuerdo un gran estadio que me acogió y a un público particularmente caluroso. Sé que en Costa Rica, en este tiempo de ausencia, son muchas las personas que han seguido con atención mi carrera. Este es un motivo adicional para estar impaciente por volver, por ser feliz de reencontrarlos, de agradecerles en persona y vivir un momento de alegría y de música juntos.
 
¿Qué puede adelantar de su concierto en el país?
La primera parte está relacionada principalmente al repertorio operístico, la segunda está dedicada a los clásicos del pop y a aquellas canciones que el público espera que cante. 
En cuanto a lo lírico propondré obras de Giuseppe Verdi, pero también de Giacomo Puccini, Jules Massenet, Ruggero Leoncavallo y otros autores. 
Junto a mi estará Larisa Martínez, una joven estrella de la ópera, tan buena como bella. Mientras que la segunda parte (con el acompañamiento de Ilaria Della Bidia en la voz) explorará el repertorio de los romances populares y las canciones de “Cinema” naturalmente, pero también de “Amore”, “Sogno”, “Romanza” y otros de mis álbumes… Desde “Vivo por ella”, hasta “Granada”, de “Be my love” a “En Aranjuez con tu amor” y tantas otras, muchas de las cuales están en español.
¿Cómo fue el proceso de selección del repertorio para este tour?
La fórmula sigue: combinar piezas líricas y pop, acercando un género al otro, respetando las particularidades de cada uno. 
En el caso de este programa el amor será el centro sobre el que girará el concierto, ya que estamos en su mes, y a poco de haber pasado ese día tan especial que es San Valentín, la fiesta de los enamorados, y mi objetivo (y mi deseo para los lectores) es que San Valentín sea cada día del año.
 
¿Ha escuchado a la Orquesta de Costa Rica?
El repertorio es variado y un desafío: motivo de más para estar particularmente feliz y satisfecho, no solo de encontrarme con el público costarricense sino también con su orquesta y grupo coral más importante.
Tuve el placer de escucharla en algunas grabaciones, también sé que fue premiada recientemente en la entrega de los premios Grammy latinos.
 
Durante su carrera ha realizado colaboraciones con otros artistas. ¿Hay alguna que le quede pendiente?
Prefiero no dar un solo nombre porque no sería justo con otros artistas, incluso de las nuevas generaciones con los que desearía hacer música. Tuve la suerte de cantar dirigido por Lorin Maazael y Seiji Ozawa, desde Zubin Metha a Myung-WhunChung; canté a dúo con grandes voces, tanto pop (desde Celine Dion a Barbra Streisand y de Stevie Wonder a Tony Bennett), como lírico.
Juntar dos voces es un desafío, una apuesta emocionante. El mundo está lleno de artistas de calidad con quienes deseo poder colaborar algún día.
 
¿En qué proyectos trabaja actualmente?
Hay un proyecto pop en el que estoy metido de lleno, pero del que todavía no puedo contar nada. En el ámbito lírico, a fines de la primavera interpretaré y grabaré “Lucia di Lammermoor” de Gaetano Donizetti, mientras que en el verano “Andrea Chénier” de Umberto Giornano. 
 
Usted ha logrado durante su carrera reunir a amantes de la música clásica y el pop. ¿Cómo considera usted que logró esto?
Siempre intenté encontrar la belleza en la música, esta es la única regla que ha guiado mis elecciones. 
Con el público he mantenido durante toda mi carrera una relación franca y directa. Nunca intenté gustar renegando, forzando mi profesionalidad o mis convicciones artísticas. 
Ha sido una relación de gran franqueza y honestidad que me ha retribuido con gran afecto y generosidad. Espero en estos años haber contribuido a que soplaran nuevos vientos en el mundo lírico, que corría el peligro de olvidar su propia vocación popular.
 
¿Cómo describe su proceso creativo?
La vida es un milagro que a cada momento puede dar todo el asombro, la maravilla y la energía necesaria para encender el deseo de celebrarla a través nuestra creatividad. El arte es la voz del alma y por eso debe ser cultivada, educada, bien adiestrada. 
La fuente para cada proceso creativo creo que es el amor en todas sus formas. Amor es fuego y motor del mundo.
 
¿Qué metas le faltan por cumplir?
En este momento de mi carrera musical deseo dejar una huella de mi voz en el repertorio que más amo, el lírico. Pero no puedo lamentarme ni pedirle más a la vida, he tenido satisfacciones mayores de cuantas podría haber esperado. Espero poder envejecer junto a mi esposa, poder tener en brazos a los hijos de mis hijos, y ver crecer cada día más los proyectos filantrópicos que he realizado a través de la fundación que lleva mi nombre.
 

NOTAS RELACIONADAS