Enviar

Definir una marca personal hacia la ubicación de nuestros ideales es un reto, comunicarlos dentro de un contexto marcado por el intercambio generacional, una oportunidad; más hacerlo dentro de un ecosistema siendo la generación del presente, capaz de crear, desarrollar e impactar un nuevo rumbo, todo un arte. Por lo tanto, ¿cuál es la estrategia para que las generaciones anteriores a la nuestra entiendan que el acontecer nos ha puesto con una responsabilidad diferente a cualquier otra generación?

Recuerdo cuando estando dentro de un ambiente laboral donde los Baby Bommers componían más del 60% de la población, visualizaba lo que sucedía bajo dos aristas; por un lado la desesperación interna de no sentirme entendido al aportar ideas, proyecciones o siquiera en el día a día de un almuerzo; pero al otro lado del “ring”, y lo denomino así porque se convertía en una literal lucha de ideas y experiencias, el aprendizaje que estaba aportando a mi desarrollo profesional tener contacto con estas personas que, como diría uno de ellos, llevan la carreta más avanzada.

Los que hemos sido ubicados en la línea del tiempo dentro de esta generación, llevamos delante la tarea de crear una conexión entre gustos, ideas y capacitar tecnológicamente a aquellos que se encuentran desfasados, por poner un ejemplo. Por lo tanto, como el mejor de los artistas, debemos ser capaces de provocar la catarsis de un conocimiento que brinde a quienes conviven con nosotros la seguridad de saber lo que estamos haciendo, para que sus dudas y sus estereotipos queden a un lado y el empoderamiento que podamos estar desarrollando en distintas tareas de las economías tomen el impulso esperado.

Es que ese muchacho parece que quiere todo regalado, que lástima que sabe mucho de aspectos técnicos pero su forma de comunicarlos no es entendible; frases como estas llegan a mi correo constantemente y la pintura empieza a tomar forma en el lienzo del cual participamos todos. Por lo tanto, les comparto tres características del “artista” contemporáneo, el que carga con el presente y futuro, el que cree en su talento pero necesita que usted empiece a creer en el por medio de sus estrategias para disminuir la brecha generacional;

1. Sus ideas son tan posibles de realizar como un nuevo producto para la marca, o un mejoramiento de los procesos internos de la compañía. La tecnología y la volatilidad de la información hacen que su pensar sea similar, por lo tanto posicione en su estrategia incubadoras de ideas, algo como un buzón de ideas recargado.
2. Las épocas de control de horarios y tiempos delimitados ya no son tan efectivos, aunque siguen siendo importantes, para garantizar la productividad esperada de este talento. Preocúpese por brindar una experiencia de vida dentro del sitio de trabajo para que haya motivos de crear una nueva historia en redes sociales o simplemente un hashtag institucional; crear un lenguaje interno de identidad con la marca.


3. El discurso antiguo de “le está hablando a Pedro para que entienda Juan” no es funcional; estamos delante de una generación donde la apertura de ideas es válida y no hay acto de mayor confianza que decir de frente las cosas a mejorar así como los reconocimientos que se deban brindar; recuerde que usted construye la vida de esta generación y ellos la propia, por lo que saber que vamos bien es bueno escucharlo.

Para conocer más contenido sobre el manejo e impulso del talento joven pueden visitar mis redes sociales como Bernal Fonseca en Facebook o bernal_fonseca en instagram.
 


Ver comentarios