Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 16 Mayo, 2018

El afán de un seguro médico

Lo que más buscan los trabajadores cuando están evaluando un empleo nuevo es un seguro médico; esto es lo que reporta LA REPUBLICA en su edición del viernes pasado. ¡Qué irónico! En Costa Rica todos los que trabajan poseen un seguro médico que le está costando al trabajador el 10% de su salario y al empleador un 26% más. Es emitido por la Caja Costarricense de Seguro Social.

La verdad es que la calidad del servicio ofrecido por la Caja es tan deficiente que cada vez más trabajadores y sus familias buscan atención médica en hospitales, clínicas y consultorios del sector privado. En algunos casos son los mismos médicos que laboran en la Caja que en “la tarde” atienden privadamente. Pero hay cada vez más galenos que han optado por trabajar tiempo completo en el ejercicio liberal y estos cuentan de la ineptitud e ineficiencia de la administración de la Caja y cómo daña y frena el cuido que necesitan y merecen los que están pagando un monto jugoso de su salario por el servicio.

El artículo en LA REPUBLICA se basó en un estudio de Price Waterhouse Coopers PwC, y, sin duda, se enfocaba más en el tipo de ejecutivo o ejecutiva que usa los servicios de esta consultora cuando están buscando un cambio o una mejor oportunidad. Indudablemente la información es correcta; parte de lograr una posición superior en la sociedad costarricense es el privilegio de no tener que usar la Caja.

¿Qué ventajas tiene la atención médica privada sobre la de la Caja? El que tiene la plata puede pedir una cita con un especialista en un día y hora específica y ser atendido; si es famoso el médico podría ser que deba esperar unos días para conseguirla, pero en general el tiempo de espera es poco. Si tiene el paciente un problema y necesita exámenes de laboratorio los puede conseguir el día siguiente sin esperas y los informes se entregan dentro de 24 horas; es nada más pagar.

Si necesita un tratamiento de cualquier tipo desde cateterismo hasta cataratas, desde operación de próstata hasta la eliminación de quistes en algún ovario se puede hacer de inmediato. Los cuartos en los hospitales privados vienen con baño privado, televisión a colores y comida “más o menos” decente. Y los pacientes pueden recibir visitas a cualquier hora.

Si hay algo que caracteriza a la Caja y su atención médica es que el tiempo es de poca importancia, si se trata de los asegurados. El lema de la Caja es “¡Que esperen!” Pero el tiempo de los médicos sí les resulta importante y las historias de recetas hechas sin exámenes con una consulta de cinco minutos son muchas.

El seguro médico privado es lo que quieren los ejecutivos cuando buscan empleo, dicen PwC y LA REPUBLICA. ¡Tienen toda la razón; ¿se pudiera rebajar el costo del seguro privado de lo que se paga a la Caja? ¡Sería lo justo!

[email protected]