El 2018 arrancó con un déficit del 0,6%
Enviar

El 2018 empezó con el pie izquierdo y el déficit llegó al 0,6% del Producto Interno Bruto (PIB).

Entre las causas se cuenta un enero negro, donde el crecimiento de la recaudación fue el más bajo de los últimos ocho años.

Sumado a esto, el gasto creció por encima de la inflación, y llevó a que al Estado le faltaran ¢221 mil millones para cumplir con sus obligaciones, los cuales debió pedir prestados.

El primer mes del año generó para el fisco ¢385 mil millones, solo un 2,1% por encima del mismo periodo en 2017.

El mayor golpe sufrido fue en lo que respecta al impuesto al consumo, donde hubo una caída del 9%.

En tanto, el gravamen sobre las ventas, el de mayor recaudación, creció solo un 1,5%, alcanzando los ¢138 mil millones.

Por su parte el gasto aumentó un 7,8% respecto a 2017, muy por encima de la inflación que fue del 0,4%.

Los golpes llegaron por tres frentes.

Las remuneraciones, que crecieron un 7,1% respecto a 2017 y fueron de ¢287 mil millones.

Los intereses de la deuda, que aumentaron un 45% respecto a enero del año pasado, pasaron de ¢52 mil millones a ¢76 mil millones.

Finalmente, las transferencias corrientes (la mayor parte es a las universidades), que incrementaron un 10%, siendo de ¢233 mil millones en el primer mes del año.

Ver comentarios