Enviar
En los últimos días Casa Presidencial ha llamado a las fracciones de oposición para negociar proyecto de ley
Ejecutivo inicia cabildeo por impuesto único

• Tras una semana en el Plenario, el texto no ha mostrado ningún avance en su tramitación

Carlos Jesús Mora
[email protected]

Después de una semana de haber presentado su proyecto clave para reducir el impacto en la economía nacional por el elevado costo de los combustibles, el Poder Ejecutivo inició un cabildeo político con las distintas agrupaciones en el Congreso que se oponen a su aprobación.
De las cuatro semanas en las que el Gobierno previó la aprobación del proyecto de Ley de Impuesto Unico a los Combustibles ya ha pasado una, en la que el texto se mantuvo inmóvil y siendo objeto de críticas y oposición.
El Partido Acción Ciudadana (PAC) fue la primera agrupación en visitar la Presidencia, escuchar la versión del Gobierno y plantear sus argumentos para “corregir algunos errores”.
“Apoyamos la tesis de que hay que disminuir el precio del diésel, pero no vamos a aceptar que esto se convierta en un plan fiscal y que se aproveche una necesidad del país para generar nuevos tributos, tanto la gasolina corriente como la súper, como el impuesto al ruedo es lo que debe compensar la disminución en el diésel”, apuntó Francisco Molina, jefe de fracción del PAC, quien cuestionó por qué al inicio de esta administración se eliminó el subsidio que tenía el diésel.
Por parte de la Unidad Social Cristiana (PUSC), el diputado Jorge Eduardo Sánchez fue quien ayer se reunió con Rodrigo Arias, ministro de la Presidencia.
Sánchez es el diputado del PUSC que mayor renuencia ha mostrado para dar su voto a este proyecto.
“Fui a decirle a don Rodrigo que no voy a votar su proyecto de los combustibles, lo más oportuno es una reducción de ambos impuestos por un tiempo transitorio de tres años, sería conveniente reducir en un 25% el impuesto a la gasolina y un 50% al diésel de los tributos”, dijo Sánchez.
Entre otros aspectos cuestionados a esta iniciativa por parte de las fracciones opositoras está la carencia de estudios técnicos, la exoneración de impuesto a las embarcaciones de lujo y a las compañías aéreas que abastecen sus naves en el país.
Ante el panorama actual, los legisladores descartan que el proyecto pueda estar aprobado en las tres semanas restantes de las cuatro previstas por el Gobierno.
Entre tanto, el oficialismo en el Congreso trata de mantenerse optimista y busca consensuar diversos aspectos con la oposición.
“Mañana (hoy para los lectores) intensificaremos las negociaciones con las distintas fracciones, vamos a empezar a ver las distintas mociones de los diputados para ver qué proponen para corregir la iniciativa”, dijo Oscar Núñez, jefe de fracción de Liberación Nacional, quien prefirió no referirse al tema del plazo de las cuatro semanas.

Ver comentarios