Enviar
Efectos que rompen la cabeza
Algunos son los más buscados, otros los menos deseados; sin embargo, todos forman parte del golf

Dinia Vargas
[email protected]

El golf es un deporte mucho más complicado de lo que puede observarse. Golpear la bola no es un asunto que se logra de la noche a la mañana, esto requiere mucho tiempo y dedicación.
Dentro de lo que permite el golf están los diferentes tipos de efectos que se pueden realizar a la hora de golpear la pelota, lo cierto es que los golpes más buscados son todos aquellos en los que la bola lleva la trayectoria deseada por el jugador y los menos deseados cuando la bola va sin ningún control.
Entre los distintos tipos de efectos están:

1. El slice: significa rebanar o cortar y se da cuando la forma gráfica de la cara del palo en el momento del impacto no está cuadrada a la bola, sino que está oblicua o abierta con respecto al punto de vista del jugador.
Cuando esto sucede la bola entonces es “cortada”, tomando un efecto de giro de sentido igual a las agujas del reloj, es decir, de izquierda a derecha. Debido a ello la trayectoria se desplaza hacia la derecha, se va abriendo y al mismo tiempo toma una curva más o menos pronunciada, según el efecto de giro.
Muchas veces este tiro puede ser intencional para salvar determinada situación, no obstante el slice al convertirse en un defecto crónico o habitual en un jugador refleja la calidad de su juego y se da más que todo en golfistas principiantes o de handicap muy elevados.

2. Fade:
también conocido como amarre, es la forma especial de la trayectoria de una bola que en la última parte de su recorrido se abre ligeramente hacia la derecha, o produce, aunque sea por otras causas, un ligero slice.
Las bolas del efecto de fade van correctamente impactadas, con back spin, por lo que puede considerarse como un efecto de jugador experto, pues lleva una intensión.
Este impacto, que siempre es controlado por el jugador, se trata de un efecto característico de los golpes de amplia trayectoria, similar al draw, pero en sentido contrario.

3. Hook: llamado gancho, se da cuando se aplica un golpe defectuoso cuya trayectoria se dobla bruscamente hacia la izquierda desde el punto de vista del jugador.
Al igual que el slice puede realizarse intencionalmente para salvar un obstáculo o adoptar la trayectoria de la bola a un dog leg (es una manera de expresar que el fairway de un determinado hoyo tiene un giro hacia cualquiera de los lados) a la izquierda.
Cuando no es así se trata de un golpe descontrolado por parte del jugador y las causas de que se dé pueden ser diversas pero, esencialmente, el hook se produce cuando la bola adquiere un efecto o giro muy acusado en el sentido contrario a las agujas del reloj.
Asimismo, al tratarse de un hook ligero este ya recibe el nombre de pull.

4. Draw: sin lugar a duda es el efecto más buscado por parte del golfista. Consiste en un efecto similar a un ligero hook que la bola toma al ser golpeada con mucha acción de las muñecas, por lo que puede ser simultáneo al back spin.
La trayectoria es recta en la mayor parte de su recorrido, cerrándose en el último tramo o cuando la bola comienza a descender.
El hecho de que tenga un gran tramo sin desviaciones laterales se debe a que la bola que lleva back spin-draw va impactada fuerte. Dicho golpe es completamente correcto y se trata de un efecto logrado por golfistas profesionales o experimentados, este efecto se da especialmente en el juego con los hierros para llegar al green.

Consulta: El lenguaje del libro, www.escueladegolf.com y www.golf-directo.com


Ver comentarios