EE.UU. y UE buscan agilizar comercio automotor
Enviar

EE.UU. y UE buscan agilizar comercio automotor

201307082238480.b.jpg
La industria automotiz espera que las normas de comercio se logren  flexibilizar como parte de la negociación del acuerdo comercial. BLOOMBERG/LA REPUBLICA
Durante años Audi AG quiso conseguir que los entes regulatorios de Estados Unidos le permitieran vender en ese país esos focos delanteros futuristas, que bajan la intensidad de las luces automáticamente cuando se aproxima un conductor en dirección opuesta.
La empresa y otros fabricantes que quieren poner sistemas de iluminación avanzados no pueden hacerlo, a causa de que existe una normativa para focos que, con 45 años de vida, no habilita la tecnología del siglo XXI.

Esta situación podría cambiar si las negociaciones que comenzaron ayer en Washington traen por resultado un tratado de comercio entre los Estados Unidos y la Unión Europea (UE).
Además de reducir $10.500 millones en aranceles anuales, el pacto podría agilizar la reglamentación dispar que hay en ambos lados del Atlántico a fin de facilitar el intercambio comercial.
Algunas empresas ven esto como la oportunidad de eliminar algunas normas molestas, lo que conforma una inusitada segunda chance de lograr a nivel mundial lo que no pudieron conseguir de los gobiernos por separado.
Esta situación hace que los defensores de la seguridad y de los consumidores adviertan que las garantías por las que se luchó tanto podrían verse diluidas o eliminadas.
“No queremos que un tratado de comercio sea la oportunidad para llegar hasta la base, para tomar la norma más débil que haya de cada lado del charco y convertirla en la única ley a perpetuidad”, dijo Ed Mierzwinski, director del programa de consumo del grupo de investigación U.S. Public Interest Research Group, que tiene su sede en Washington.
El pacto que se propone, que lleva un nombre casi inmanejable: Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (en inglés, Trans-Atlantic Trade and Investment Partnership), implica a 29 naciones que representan cerca de un tercio del intercambio comercial mundial y un producto bruto interno acumulado de$33.000 billones (25.000 billones de euros).
Los negociadores intentarán reemplazar el parche de normas y reglamentaciones con normas ordinarias que rijan absolutamente todo: desde el modo como los conductores deben bajar la intensidad de sus luces hasta cuánto se le debe pagar al fideicomiso que tiene los derechos de la obra de Frank Zappa por “Don’t Eat the Yellow Snow”, cada vez que se la pasa en la radio.

Bloomberg
 

 


Ver comentarios