Enviar
Medida se toma tras amenazas y posibles ataques por parte del grupo terrorista Al Qaeda
EE.UU. y Reino Unido cierran sus embajadas en Yemen
• España restringió acceso a su edificio, aunque opera con normalidad

Saná, Yemen/EFE

Las embajadas de Estados Unidos (EE.UU.) y del Reino Unido en el Yemen cerraron ayer tras amenazas de Al Qaeda, mientras que la de España restringe el acceso a su edificio, en un fin de semana que coincide con la visita del jefe del Mando Conjunto Central, general David Petraeus.
Fuentes de los servicios de seguridad yemeníes, que pidieron no ser identificadas, explicaron a Efe que las embajadas de EE.UU. y del Reino Unido han recibido informaciones de la Inteligencia sobre posibles ataques contra ellas y contra los intereses de sus países en el Yemen.
Ante ese aviso, ambas legaciones han tomado las precauciones necesarias para hacer frente a cualquier ataque que pueda ocurrir, señalaron las fuentes.
La embajada estadounidense anunció su cierre ayer en un comunicado en su página web, sin aclarar por cuánto tiempo.
En la nota subrayó que, el pasado día 31, Washington advirtió a sus ciudadanos de que en el Yemen existe una amenaza continua de ataques.
“La embajada de EE.UU. recuerda a sus ciudadanos que deben mantener un nivel alto de alerta y que deben poner en práctica medidas de seguridad”, agregó el texto.
Asimismo, la embajada pidió a sus empleados mediante un mensaje de texto enviado al móvil que permanezcan en sus casas durante la jornada, según comentó, a Efe uno de ellos, que pidió el anonimato.
Los vecinos del barrio Sheraton, donde se encuentra la legación y la residencia del embajador estadounidenses, indicaron que se ha reforzado la seguridad en la zona con unidades policiales y de lucha antiterrorista.
Por su parte, desde Londres, el Ministerio de Exteriores británico dijo que el Reino Unido adoptó la misma decisión “por motivos de seguridad”.
Una portavoz del Foreign Office señaló que se ha tomado la medida a raíz de la amenaza detectada por EE.UU. y en las próximas horas “se analizará la conveniencia de reabrir o no la embajada mañana”.
Precisamente ayer, se anunció que el Reino Unido y EEUU habían acordado financiar conjuntamente una unidad antiterrorista en el Yemen, así como aumentar sus esfuerzos para combatir el extremismo.
Frente a la decisión de Washington y de Londres, Madrid ha decidido que su representación diplomática en Saná siga en funcionamiento.
Desde España, fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores indicaron a Efe que la embajada española en el Yemen se mantiene “abierta y operativa”, aunque se ha restringido por el momento el acceso al edificio por razones de seguridad.
Estas medidas coinciden con la llegada del jefe del Mando Conjunto Central del Ejército de EE.UU., general David Petraeus, al país árabe para reunirse con las autoridades, justo un día después de que anunciara su intención de reforzar la asistencia militar al Gobierno de Saná.
Según la agencia oficial yemení, Saba, Petraeus se entrevistó con el presidente yemení, Ali Abdulá Saleh, a quien le transmitió un mensaje del presidente estadounidense, Barack Obama, sobre la cooperación entre los dos países, “incluida la lucha contra el terrorismo y la piratería”.
Todo esto ocurre después de que se supiera que el joven nigeriano que supuestamente intentó atentar contra un avión de la compañía estadounidense Delta que aterrizó en Detroit el pasado 25 de diciembre fue adoctrinado por Al Qaeda en la Península Arábiga. Obama afirmó que Al Qaeda estaba detrás de ese ataque frustrado, algo que también ha confirmado el grupo terrorista, que asegura que la bomba que llevaba Umar Faruk Abdulmutalab fue probada previamente, aunque falló por razones técnicas.
Por su parte, el primer ministro británico, Gordon Brown ha convocado, con apoyo de Washington y de la UE, una cumbre global para tratar la radicalización en Yemen, que se celebrará el 28 de enero en Londres.
Ver comentarios