EE.UU. usa doble línea ante Rusia
El nuevo Gobierno de Ucrania pide el envío de observadores a Crimea, mientras Rusia se muestra escéptica. AFP/LA REPUBLICA
Enviar

EE.UU. usa doble línea ante Rusia

El Gobierno de EE.UU. insistió ayer en privilegiar la diplomacia ante la crisis en Ucrania, aunque el Pentágono anunció un incremento de sus actividades militares con sus aliados europeos, mientras seguían preparándose en el Congreso resoluciones de rechazo a la intervención rusa en Crimea.
El presidente de EE.UU., Barack Obama, mantuvo silencio sobre la crisis y eludió responder a los periodistas que le preguntaron al respecto durante la visita que realizó al estado de Connecticut para impulsar su propuesta de elevar el salario mínimo a nivel nacional.
Lo único que trascendió fue que Obama habló ayer por teléfono con el primer ministro británico, David Cameron, después de haber hecho lo mismo ayer con la canciller alemana, Angela Merkel.
Durante esa llamada Obama y Cameron expresaron su "grave preocupación" por la "clara violación" de Rusia a la soberanía e integridad territorial de Ucrania, y coincidieron en que la situación actual en Crimea es "inaceptable", según un comunicado de la Casa Blanca.
Rusia "ya ha comenzado a pagar un precio" por su intervención en Crimea con la "reducción de la confianza de los inversores" en ese país, agregó el comunicado.
Desde París fue el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, quien volvió a denunciar que Rusia ha tomado "una mala decisión" al "invadir" la república autónoma ucraniana de Crimea.
Pero Kerry anunció también, tras haberse reunido en la capital francesa con el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, que hay "un acuerdo para proseguir las conversaciones" con Moscú y Kiev, que se han producido "avances" y que "es mejor la situación de hoy que la de ayer".
"Es muy importante resolver la cuestión por el diálogo, trabajamos por una solución", declaró Kerry a la prensa.
Por su parte, la Casa Blanca pidió a Rusia que opte por la "salida fácil" en la crisis en Crimea y permita el envío de una misión de observadores a esa república autónoma ucraniana.
"Hay una salida fácil para Rusia y ciertamente esperamos que la tome", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, a los periodistas en el Air Force One rumbo a Connecticut.
Estados Unidos y sus aliados están impulsando desde hace días que se constituya una amplia misión de observadores para distender la situación en Ucrania y en particular en la península de Crimea.
El nuevo Gobierno de Ucrania pide el envío de esos observadores a Crimea, mientras Rusia se muestra escéptica.
Mientras continuaban los diálogos al más alto nivel en Europa, el jefe del Pentágono, Chuck Hagel, anunció durante una audiencia en el Senado que un destacamento de la aviación de guerra de EE.UU. apostado en Polonia incrementará sus labores de instrucción conjunta con las fuerzas de ese país.
Además, Estados Unidos se unirá a un incremento de la misión de vigilancia aérea de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sobre Estonia, Letonia y Lituania.
Hagel aclaró, no obstante, que la meta de Obama y de los esfuerzos de EE.UU. es "atenuar las tensiones" y repitió que la mejor respuesta para la ocupación rusa de Crimea no es una opción militar.

Washington/EFE

Ver comentarios