EE.UU. se cubre de tatuajes y la FDA analiza riesgos de las tintas
Los químicos han descubierto que algunos amarillos se descomponen cuando se los expone a la luz solar o a determinadas enzimas, aunque no se ha establecido si esto es tóxico. La FDA no ha informado cuándo estará listo su estudio sobre tintas.
Enviar

A la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. le preocupan, al igual que a algunos especialistas de este campo, las tintas usadas para los tatuajes.
Los temores crecieron con la explosión de la popularidad del body art y la disponibilidad de herramientas y tintas online. El sector está creciendo alrededor de un 9% anual, ritmo que, según proyecta la firma de investigación IBISWorld, lo convertirá en una industria de $1.100 millones en 2020.
“Ni siquiera los lugares de más renombre pueden garantizar la seguridad de la tinta”, señaló Arisa Ortiz, dermatóloga y profesora adjunta de la Universidad de California, San Diego, y coautora de un artículo de 2011 que mencionaba informes de investigadores de España, Alemania y EE.UU. que descubrieron sustancias como el mercurio y la carbonilla en las tinturas para tatuajes.
En EE.UU., las tintas están reguladas como productos cosméticos. La FDA puede analizarlas antes de que lleguen al mercado pero rara vez lo ha hecho, según su sitio web, debido a “otras prioridades de salud pública y una ausencia anterior de evidencias de problemas de seguridad específicamente asociados a estos pigmentos”.
El organismo investiga cuando recibe quejas, y estas están en aumento: se han presentado cientos desde 2004, frente a solo cinco entre 1988 y 2003, en las que se informaba de reacciones como picazón o cicatrices o inflamación de la piel incluso años después de efectuado el tatuaje.
Un problema podría ser la proliferación de equipos para hacer tatuajes en casa y tinturas baratas, dijo “Sailor” Bill Johnson, vicepresidente de la Asociación Nacional de Tatuajes. “Uso el mismo producto desde hace casi 40 años y nunca tuve un problema”.
Los científicos del Centro Nacional de Investigación Toxicológica de la FDA en Jefferson, Arkansas, están estudiando diversos aspectos de la incidencia de la tinta una vez que está bajo la piel durante un tiempo, como la forma en que el cuerpo metaboliza los productos químicos.
“Muchos pigmentos que se utilizan en las tintas para tatuajes son colores de tipo industrial que se usan en las tintas de impresión o la pintura para autos”, dice el organismo en su sitio web.
Los químicos han descubierto que algunos amarillos se descomponen cuando se los expone a la luz solar o a determinadas enzimas, aunque no se ha establecido si esto es tóxico. La FDA no ha informado cuándo estará listo su estudio sobre tintas.



Ver comentarios