EE.UU. oculta datos sobre bonos
Estos países tienen una participación que va desde $3 millones en manos del país insular de Seychelles, hasta una inversión de $69.700 millones de Noruega, una economía productora de petróleo, y las de China y Japón, que superan en ambos casos $1 billón. Bloomberg/La República
Enviar

 Es un secreto en el vasto mercado del Tesoro estadounidense, un vestigio de una era de escasez de petrolero y poderosos petrodólares: ¿cuánta deuda de Estados Unidos tiene Arabia Saudita?
La pregunta —no respondida desde los años 1970, bajo una censura inusual por parte del Departamento del Tesoro estadounidense— ha aflorado ahora a la superficie en tanto Arabia Saudita se ve presionada por los precios del petróleo en baja y guerras costosas en Oriente Medio.
Solamente en los últimos 12 meses, Arabia Saudita consumió unos $100 mil millones de reservas en moneda extranjera para cubrir su mayor déficit fiscal en un cuarto de siglo.
Por primera vez también está analizando la posibilidad de vender una parte de su joya de la corona —la compañía estatal Saudi Aramco.
Los signos de tensión están generando preocupación respecto de la posición desmesurada de Arabia Saudita en el mercado de bonos más grande y más importante del mundo.
Uno de los grandes riesgos es que el reino esté vendiendo algunas de sus tenencias en bonos del Tesoro, consideradas entre las más grandes del mundo, para reunir los dólares que necesita.
¿O acaso podría estar comprando, en busca de un puerto en esta última tormenta financiera? Como política, el Tesoro no ha revelado nunca las tenencias de Arabia Saudita, aliado clave durante largo tiempo en el volátil Oriente Medio, y lo agrupa en cambio con otros 14 países, en su mayoría de la OPEP, que incluyen a Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos y Nigeria.
Para más de otros 100 países, desde China hasta el Vaticano, el Tesoro presenta un desglose detallado de cuánta deuda estadounidense tiene cada uno.
“Es alucinante que no lo hayan dejado de lado”, dijo Edwin Truman, ex subsecretario del Tesoro para asuntos internacionales a fines de los años 1990 y actualmente investigador sénior en el Peterson Institute for International Economics en Washington.
Teniendo en cuenta que las relaciones eran inestables y los Estados Unidos necesitaban su petróleo.


 

 

Ver comentarios