EE.UU. da menos a economía mundial
Enviar

EE.UU. da menos a economía mundial

201312022311540.b.jpg
La demanda y la producción locales son motores más importantes de la mayor economía del mundo que hace un decenio. Archivo / La República
No hace mucho, antes de la crisis financiera y de la recesión global que esta desencadenó, los economistas se referían a los estadounidenses como consumidores de último recurso. Cuando Estados Unidos crecía a un paso saludable, sus ciudadanos eran compradores y alimentaban la demanda de los bienes que China y otros países producían. Así mantenían la economía mundial en movimiento.
Pero ya no funcionaría así, como informará la revista Bloomberg Markets en su edición de enero. Un Estados Unidos en recuperación está dando menos apoyo al crecimiento mundial que en el pasado.

La demanda y la producción locales son motores más importantes de la mayor economía del mundo que hace un decenio.
El menor déficit de la cuenta corriente de Estados Unidos desde 1999 muestra la tendencia, y el descubrimiento de nuevas fuentes locales de petróleo y gas la refuerza. La exploración y la producción se suman al crecimiento, y el país gasta menos en energía importada. El combustible y las materias primas más baratas también impulsan la producción industrial, haciendo que Estados Unidos compita más con los países de mercados emergentes y se torne un consumidor menos confiable de los bienes producidos por estos.
“El crecimiento global se está convirtiendo lentamente en un juego de suma cero”, dice Manoj Pradhan, economista de mercados emergentes en Morgan Stanley en Londres y ex funcionario del Fondo Monetario Internacional. “El crecimiento de Estados Unidos no está revirtiendo el mundo al modelo anterior a la crisis, que daba impulso a todos los demás países”.
Un rebote de 1% en el crecimiento económico de Estados Unidos solía aumentar la expansión de otros países en 0,4 punto porcentual, según Gustavo Reis, economista internacional sénior en Bank of America Merrill Lynch. Ahora, calcula, el beneficio para otras naciones está disminuyendo a 0,3 punto porcentual, lo que añade $48 mil millones a la economía del resto del mundo en lugar de $64 mil millones.
“Una economía estadounidense más fuerte es parte importante de nuestras expectativas para un crecimiento global saludable, pero es probable que el envión para el resto del mundo sea algo menor que en el pasado reciente”, dice Reis.
Estados Unidos probablemente crezca 2,6% en 2014 y 3% en 2015, según el pronóstico mediano de economistas encuestados por Bloomberg News, comparado con una cifra estimada de 1,7% en 2013. Si eso no enciende el crecimiento en otras partes del mundo, los inversores tal vez favorezcan el dólar y las acciones de los países desarrollados más que las monedas y activos de los mercados emergentes.

Bloomberg 


Ver comentarios