Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



GLOBAL


EE.UU. acusa a dos venezolanos de pagar sobornos a PDVSA

Bloomberg | Jueves 24 diciembre, 2015

Estados Unidos acusó a dos hombres de participar de un esquema de sobornos de $1.000 millones para obtener contratos con la petrolera estatal de Venezuela. Bloomberg/LA


Estados Unidos acusó a dos hombres de participar de un esquema de sobornos de $1.000 millones para obtener contratos con la petrolera estatal de Venezuela y los vinculó a un antiguo jefe de la inteligencia militar venezolana buscado por acusaciones de tráfico de cocaína.
Se dictó la prisión sin fianza para Roberto Rincón-Fernández, un ciudadano venezolano acusado de conspirar para lavar dinero y violar la Ley de Prácticas Corruptas Extranjeras en conexión con Petróleos de Venezuela SA, según una orden firmada el 19 de diciembre por la jueza auxiliar Nancy K. Johnson que menciona una acusación.
Abraham José Shiera-Bastidas, un venezolano que vive en Florida, fue encarcelado en Miami por los mismos cargos. Entre los sobornos hubo regalos monetarios, viajes, reservas de hoteles, comidas, bebidas alcohólicas, autos alquilados, un yate, una estadía de $14 mil en el Fontainebleau Hotel de Miami Beach y otros regalos para obtener “negocios en nombre de las empresas de Rincón y Shiera”, según la acusación conjunta presentada en Miami.
Para mantener a Rincón tras las rejas, Johnson dijo que él “tiene activos importantes que podrían financiar un estilo de vida prófugo” y que hay un “riesgo serio” de que huya.
Rincón, propietario de casas en Aruba y España, tiene una “amistad personal estrecha” con Hugo Carvajal, un general venezolano retirado que fue arrestado en el avión privado de Rincón en Aruba y posteriormente liberado, según la orden. Estados Unidos busca a Carvajal por narcotráfico y Aruba se negó a extraditarlo, según la orden de Johnson.
Rincón, que tiene visa de turista, vive en el área de Houston desde hace unos diez años, tiene una casa de $5 millones y 108 cuentas bancarias, escribió la jueza. Se vincularon cerca de $750 millones a Rincón entre 2010 y 2013, de acuerdo a la orden de Johnson.
Rincón “cuenta con los medios para huir a cualquier lado y mantenerse durante el resto de su vida”, escribió Johnson.
En todos los esquemas alegados, se pagaron sobornos a los funcionarios de PDVSA para hacer entrar a empresas afiliadas a Rincón en una lista de candidatos preseleccionados para hacer una oferta por contratos y, en algunos casos, él ocultó que controlaba las empresas para que los funcionarios de PDVSA no advirtiesen que todos los postores estaban bajo su control, según documentos de la corte.
No se identificaron las compañías de los hombres. Los investigadores se refirieron a ellas usando letras del alfabeto.
Gary Siller, abogado de Rincón, no contestó inmediatamente mensajes de voz ni e-mails con pedidos de comentarios. Un portavoz de PDVSA no quiso hacer comentarios.