Enviar
Reino Unido confirmó que aumentará la inversión pública para frenar la recesión
EEUU y Europa celebrarán cumbre para analizar crisis

• Holanda anunció por su parte que inyectará 10 mil millones de euros al grupo bancario ING

Washington, Londres y La Haya
EFE

El presidente estadounidense George W. Bush, y sus colegas de Francia, Nicolas Sarkozy, y de la Comisión Europea (CE), Jose Manuel Durao Barroso, anunciaron ayer la decisión de celebrar una cumbre presidida por Estados Unidos David para tratar sobre la crisis financiera.
Los dos mandatarios europeos se reunieron con Bush en la residencia presidencial en Camp David (Maryland) luego de participar en Canadá de una reunión con el recién reelegido primer ministro Stephen Harper.
En una breve comparecencia conjunta, Bush anunció que acogerá “en un futuro próximo” una cumbre de líderes de la comunidad internacional, que incluiría tanto a países desarrollados como naciones en vía de desarrollo, para coordinar la respuesta global a la crisis.
La primera cumbre, que se celebrará en Estados Unidos poco después de las elecciones generales, se centrará en revisar el progreso que se ha hecho a la hora de hacer frente a la crisis y en buscar acuerdos sobre reformas necesarias para evitar que se vuelva a repetir esta situación.
Las grandes decisiones quedarán para la cumbre extraordinaria del Grupo de los Ocho -EEUU, Canadá, Rusia, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia- y de otras importantes economías mundiales, que previsiblemente se celebrará en Nueva York.
El presidente galo y Durao Barroso intentan convencer a Bush de que ahora es una buena oportunidad para dar un nuevo impulso a iniciativas dirigidas a coordinar mejor el control de los mercados financieros.
Por otra parte ayer se anunció que el grupo bancario holandés ING recibirá una inyección de capital estatal de 10 mil millones de euros.
ING, una compañía global de servicios financieros, decimotercera en el ránking mundial y la más grande en Internet, será la primera que va a utilizar parte de los 20 mil millones de euros que el Gobierno holandés, como otros muchos en todo el mundo, ha puesto a disposición de las entidades financieras para hacer frente a la inestable situación financiera.
El presidente de ING, Michel Tilmant, dijo que esta ayuda responde a circunstancias excepcionales, y que la cantidad de 10 mil millones de euros es “suficientemente cómoda como para absorber las sacudidas del futuro”, causadas por la crisis global.
El Estado también aportará dos consejeros a ING que tendrán derecho a veto en decisiones fundamentales que se refieran a inversiones que afecten a más del 25% del capital propio de la empresa.
El ministro británico de Economía, Alistair Darling, confirmó por su parte que planea aumentar la inversión del Estado en proyectos públicos para intentar frenar la recesión de la economía.
Darling dijo también que se pedirán créditos para ayudar a las personas que buscan casa y para crear puestos de trabajo, después de que el índice de desempleo aumentara entre junio y agosto hasta los 1,79 millones de desempleados.

Ver comentarios