Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



GLOBAL


EE.UU. busca fórmulas en medio de incertidumbre económica

| Lunes 27 octubre, 2008



Reserva Federal bajaría tasa de interés interbancario de corto plazo al 1%
EE.UU. busca fórmulas en medio de incertidumbre económica

• Administración Bush cambia constantemente el enfoque del rescate financiero de $700 mil millones

Washington
EFE

La Reserva Federal de Estados Unidos analizará esta semana su política monetaria y los mercados esperan otra baja de las tasas de interés, mientras la Administración de George W. Bush sigue cambiando el enfoque del socorro financiero de $700 mil millones.
El Comité de Mercado Abierto de la Reserva sesionará mañana y el miércoles, y la mayoría de los analistas creen que anunciará que su meta para la tasa de interés interbancario de corto plazo bajará al 1%.
Desde setiembre del año pasado la Reserva ha aflojado su política monetaria y ha bajado la tasa de interés del 5,25 % al 1,25 %, pero en el pánico que ha estreñido a los bancos que buscan protegerse de las malas inversiones en hipotecas de alto riesgo y en especulación.
Dado que los mercados ya dan por segura una tasa de interés interbancario del 1%, la misma que la Reserva mantuvo por más de un año hasta junio de 2004 y que alimentó la burbuja especulativa, una decisión del Comité de Mercado Abierto en tal sentido tendrá poco impacto.
El único resultado de una eventual disminución de la tasa de interés esta semana es que se aproxima al límite de este instrumento de política monetaria.
Los mercados de dinero difícilmente podrían operar con una tasa que esté por debajo del 1%.
El jueves, el Gobierno divulgará su primer cálculo preliminar de la actividad económica en el período de julio a setiembre y la mayoría de los analistas creen que el Producto Interior Bruto (PIB) tuvo en ese trimestre una contracción del 0,5 %.
Mientras los bancos siguen sin reactivar el crédito, la Administración Bush continúa modificando la dirección de su auxilio financiero casi un mes después de que el Congreso le otorgara atribuciones extraordinarias para superar la crisis.
La idea inicial propuesta por el secretario del Tesoro, Henry Paulson, fue comprar a los bancos atribulados los títulos respaldados por hipotecas depreciadas, para alentarlos a que volvieran a abrir sus préstamos.
A mitad de mes se anunció que el Tesoro dedicaría unos $250 mil millones para la compra de acciones, sin voto, en bancos.
De esa suma, la mitad se dedicaría a la intervención gubernamental en nueve de las mayores instituciones bancarias del país.
El senador republicano Richard Shelby, de Alabama, un miembro del Comité de Banca que se opuso al programa de auxilio financiero, opinó que la Administración Bush “se ha desviado significativamente de su curso original” y abogó por “examinar con mucho cuidado este cambio”.
A pesar de que Paulson dijo que esperaba que los bancos pusieran el dinero a disposición para préstamos y que limitaran los bonos abultados para sus ejecutivos, el crédito sigue atorado y la tasa de interés interbancario se mantiene hasta cuatro puntos por encima de la meta fijada por la Reserva.
Bush indicó que su Administración ha dado pasos audaces para estabilizar la economía del país.
“En semanas recientes las preocupaciones acerca de la disponibilidad de crédito, la seguridad de los activos financieros y la volatilidad de las bolsas han hecho que muchas familias estén, comprensiblemente, ansiosas acerca de su futuro”, indicó el presidente.
Fuentes financieras indican que el Gobierno, que ya ha intervenido para garantizar la liquidación de bancos y ha nacionalizado una porción sustancial del negocio hipotecario y de los seguros, considera ahora la compra de acciones en empresas aseguradoras y bancos regionales.
El Departamento del Tesoro, que primero había planificado el anuncio de sus inversiones en una veintena de bancos, cambió de curso y dejará que las instituciones divulguen sus ventas de acciones en los próximos días, según una fuente financiera citada por Bloomberg.
En el negocio de seguros, donde la Administración Bush ya colocó $85 mil millones para nacionalizar las deudas de American International Group, ha aumentado el interés por un respaldo gubernamental y la expectativa se ha extendido a las empresas fabricantes de automotores.