Enviar
Miércoles 24 Marzo, 2010

Educación y tecnología en Francia

François Fillon, el actual primer ministro de Francia, país que se sitúa en el duodécimo lugar a nivel europeo en cuanto al número de estudiantes por computadora, recientemente, recibió un informe denominado Réussir l´école numérique (Lograr la escuela digital). En dicho documento, se identifican 12 temas prioritarios desmenuzados en 70 medidas concretas que se deberían tomar, según los autores, para promover una cultura digital en el ámbito educativo. Entre las propuestas más relevantes, podemos destacar las siguientes:
• Hacer obligatoria, a partir de 2011, la publicación de los textos educativos en soporte papel y digital a la vez;
• Favorecer la integración de los llamados “juegos serios” (serious games) en los procesos de enseñanza-aprendizaje;
• Estimular y desarrollar una cultura de uso de los software gratuitos disponibles en línea;
• Fijar a futuro, un 50% de las asignaciones presupuestarias para la formación de los docentes y cuadros educativos y 50% para el equipamiento en lugar de un ratio del 20% versus un 80% tal como se ha hecho hasta ahora;
• Establecer una régimen legal de excepción que permita hacer un uso pedagógico de diferentes recursos disponibles en línea (escritos y audiovisuales) sin violentar los derechos de autor.
Finalmente, llama la atención que los autores del informe recomiendan también, fomentar la creación de espacios virtuales de trabajo para la comunidad educativa en general. Esto se materializaría a través de la creación de “oficinas virtuales seguras” (comunidades sociales educativas).


Luego de analizar todas las recomendaciones detalladas en el mencionado informe, corroboramos de nuevo algunas conclusiones claves a las que han llegado conjuntamente educadores, investigadores y demás expertos vinculados al sector de la educación y la tecnología, y que han sido señaladas en una abundante literatura especializada o discutidas en foros especializados:
• La formación docente es tan importante como la renovación o compra de equipo y esto se debería de reflejar claramente en los presupuestos;
• Las alianzas entre el sector público y privado son claves;
• Los gobiernos deben adoptar incentivos de orden financieros para fomentar la adquisición —o distribución generalizada— de equipo de cómputo para los estudiantes;
• Una conectividad generalizada en banda ancha (tipo de conectividad y cobertura) es una condición sine qua non para que se puedan llevar a cabo muchas de las demás medidas;
• Una sustancial desmaterialización de los textos didácticos es inevitable. Empresas francesas especializadas en la publicación de materiales educativos, prevén la desaparición en este país, de los libros de texto en soporte papel de aquí a diez años.
Trilling y Fadel (2009) en su libro “21st Century Skills” (Capacidades para el siglo 21) afirman que en muchos países, el sector educativo tiene ahora como aliado al sector político-empresarial, que llegó a percibir a la educación, como la alternativa para asegurar un mejor futuro económico en un mundo globalizado tal como lo conocemos hoy y como lo visualizamos a futuro. En el caso del gobierno galo que se encuentra actualmente en el poder, queda en sus manos demostrar a través de acciones concretas cuan cierta es esa aseveración para Francia.

Marie-laure Lemineur
Instituto [email protected]
Fundación Omar Dengo