Enviar
Sábado 5 Octubre, 2013

Con la sed del conocimiento se robustece el pilar fundamental de la educación como eje del crecimiento del país, para el bienestar de todas sus familias


Educación técnica, para el progreso

La educación es la herramienta intangible para la superación personal y profesional de cualquier persona. El proceso constante e infinito del conocimiento es la base del desarrollo del país.
Estas afirmaciones las baso en la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) de 2012 en la cual se consigna que casi 165 mil jóvenes entre 17 y 24 años no estudian ni trabajan. El estudio puntualiza que el 72,1% de las personas desempleadas es joven y que al 41% de quienes se encuentran “ocupados u ocupadas”, le afecta el subempleo.


Son cifras que alarman y es responsabilidad de toda la ciudadanía motivar el interés a este sector de la población a superarse para así diluir el riesgo de que Costa Rica entre en un letargo económico mayor.
La educación técnica es, en este momento, la tabla de salvación más inmediata a la que pueden recurrir todo este grupo de personas para que satisfagan las necesidades de diferentes nichos del mercado laboral que tanto urge al país.
Con ello, además, se logrará apalancar el engranaje de la producción, obtendrán el ingreso económico que requieren y, quizá, desarrollen el amor por el saber para que aumenten su potencial intelectual.
Beneficios a mediano plazo. Dato curioso es que las empresas en crecimiento son, en su mayoría, lideradas por personas cuyo conocimiento minucioso de la actividad que escogieron es muy especializado, es decir bastante técnico.
Muchas de ellas vencieron el miedo a convertir su “know how” en una actividad comercial e iniciar su negocio propio con la ayuda no financiera, que sirve de complemento ideal para obtener más comprensión en los temas de desarrollo y crecimiento empresarial.
Este grupo de casi 165 mil jóvenes bien podrá ser el artífice de una mejor sociedad en un futuro cercano. El país requiere personas decididas y convencidas de su capacidad para el desarrollo propio y su contribución como parte de una ciudadanía responsable.
Para generar éxito se debe hacer un uso constante de la razón y ese músculo se fortalece aumentando diariamente el conocimiento. Les invito a ejercitarlo, fortalecerlo, desarrollarlo, para generar las soluciones más optimistas que el país requiere.
Los triunfos se construyen a diario. Con la sed del conocimiento se robustece el pilar fundamental de la educación como eje del crecimiento del país, para el bienestar de todas sus familias.

Roger Conejo Cubero

Director de Banca Desarrollo del Banco Popular