Enviar
Compañía cuenta con más de 800 alumnos en su Academia

Educación musical rinde beneficios para Bansbach

• Empresa cuenta con operaciones en Nicaragua desde hace más de 15 años


Eugenia Soto
[email protected]

El arribo a Costa Rica de un técnico alemán contratado para restaurar el órgano de tubos de la Catedral Metropolitana, en San José, dio pie al nacimiento de una de las empresas especializadas en música más reconocidas del país.
En 1937, Juan Bansbach desembarcó en Limón, y llegó para quedarse. Tras la reparación realizada para la Curia Metropolitana, Bansbach fue contratado para otras restauraciones en varias iglesias del país y fundó la empresa Juan Bansbach Instrumentos Musicales S.A.
“Con muy pocos colones, pero con un gran capital de honestidad, seriedad y trabajo logra que a lo largo del tiempo miles de costarricenses confiaran en él. Hoy 25.915 días después Bansbach, la pequeña empresa que él fundó, conmemora su 71 aniversario”, señaló Werner Bansbach, quien actualmente dirige la compañía que instituyó su abuelo.
Las más de siete décadas de operaciones en el mercado nacional han cimentado la posición de Bansbach en el país. Además a lo largo de su trayectoria la empresa ha diversificado sus actividades para incluir, junto a la importación y venta al mayoreo y detalle de instrumentos, la educación musical y la asesoría y diseño acústico.
Uno de los proyectos que han ayudado a diversificar las actividades de la compañía es la Academia de Música Bansbach, fundada hace más de 30 años, la cual cuenta con aproximadamente 800 estudiantes en la actualidad.
“Somos fieles creyentes y promotores de las grandes ventajas que ofrece la música. No esperamos que todos los costarricenses sean músicos profesionales, pero sí consideramos que un abogado, ingeniero, o comerciante, que en su tiempo libre disfruta de tocar un instrumento, es una persona más feliz”, comentó Bansbach.
Además de promover las ventajas de una educación musical más amplia que la recibida en escuelas y colegios; la apertura de una academia le permite a Bansbach afianzar una base de potenciales clientes futuros con una lealtad ya inculcada hacia su marca.
Por otro lado, Bansbach también diversificó sus operaciones geográficamente a través de su presencia desde hace 15 años en el mercado de Nicaragua. Al país vecino, Bansbach no solo llevó sus instrumentos y equipos de sonido, sino que también exportó el concepto de su academia musical.
En Costa Rica la compañía abrió su segunda tienda, en Mutiplaza Escazú, en 2001. Esta se sumó al punto de venta original en el centro de San José.
El crecimiento de Bansbach se cimienta, a criterio de su gerente general, en ofrecer a sus clientes productos de calidad con un excelente respaldo, así como su posicionamiento en el mercado como una empresa que se preocupa por los músicos y los profesores de este arte.
Para alimentar esta percepción de los consumidores, nacida en parte del servicio personalizado que brindan los dependientes en las tiendas y de la creación de la academia musical, la compañía fundó un programa de responsabilidad social bautizado como Flautas Dulces - Vientos del Mañana.
“Este proyecto tiene como objetivo principal ayudar a mejorar el nivel de todos los profesores y profesoras de música en escuelas y colegios de Costa Rica. Durante los últimos cinco años se ha realizado un promedio de 30 seminarios por año capacitando a mas de 500 educadores”, aseguró Bansbach.
Gracias al trabajo que la empresa ha realizado desde hace décadas en estimular la afición por la música en las nuevas generaciones, en la actualidad sus clientes presentan perfiles muy variados, y abarcan desde un niño de cuatro años que inicia sus estudios musicales hasta un aficionado o profesional veterano que todavía disfrute de la música.
“Es muy difícil caracterizar a nuestro cliente, ya que en un momento atendemos a un joven aficionado que adquiere su nueva guitarra, para luego atender a un músico profesional de la Sinfónica que busca cuerdas nuevas para su violín y terminamos la tarde atendiendo a un ejecutivo que desea cambiar sus sistema de cine en casa”, comentó el gerente general.
Así, armados con una alta fidelidad en sus consumidores y una cantera como su academia, Bansbach enfrenta una competencia que se multiplica y se vuelve más agresiva día con día.
El mercado se ha transformado con rapidez durante los últimos años, según manifestó Bansbach, gracias a que los músicos nacionales son cada día más profesionales y más conocedores de la materia.
Empresas como Alegro Música S.A., American Music & Electronics e Instrumentos Musicales La Voz S.A. se dedican también a la venta de instrumentos musicales y sistemas de sonido para profesionales y hogares.
En su búsqueda por ampliar el rango de acción de la compañía, Bansbach se ha trazado la meta este año de estimular el crecimiento en la unidad de negocios dirigida al asesoramiento, diseño e instalación de sistemas de sonido de alta calidad ,destinados a una gama de clientes tan amplia como iglesias, hoteles, salas de eventos, etc.
De igual forma la compañía desarrolla varios proyectos con el objetivo de ampliar la proyección de los músicos costarricenses en los mercados internacionales. Entre las medidas que la empresa impulsará está la venta del material discográfico de músicos nacionales en sus tiendas.
El otro proyecto involucra la búsqueda de mecanismos para incentivar la composición nacional para banda y sinfónica. “Esto lo queremos hacer intentando promocionar a los compositores nacionales a nivel internacional, especialmente en Latinoamérica”, afirmó el gerente general.




Ver comentarios