Economía no recibirá estímulo monetario
Enviar

Programa Monetario que se presentará la próxima semana sería conservador

Economía no recibirá estímulo monetario

Control de inflación es la prioridad de los últimos 20 años



Debería haber una política de expansión monetaria para estimular una economía lenta tras la baja en la inflación, de acuerdo con varios analistas.
Sin embargo, lo más probable es que sigamos con un entorno estable en cuanto a las tasas de interés y tipo de cambio, tras la revisión la semana entrante del plan monetario del Banco Central, cuya junta es conformada principalmente por analistas económicos de corte clásico.


En cuanto a una política monetaria expansiva, eso estimularía la economía, ya que el crédito tiende a ser barato cuando hay mucho dinero disponible.
Es un buen momento para permitir crecer la cantidad de dinero, ya que el nivel de inflación costarricense se encuentra en un nivel históricamente bajo, aseguran varios expertos, incluso exbanqueros del Central.
“Uno podría ver al Banco Central aprovechar el momento, la inflación es baja; es claro que no será así al final del semestre, crecerá, pero seguirá baja, así que aprovechar la situación para crecer un poco podría ser el momento”, indicó Eduardo Lizado, expresidente del Central.
Además, las exportaciones quedarían beneficiadas por un incremento en el tipo de cambio, que sucedería cuando hay más colones en el mercado.
Por otro lado, la inflación más bien es una trampa que termina restándoles poder adquisitivo a las personas con ingreso fijo, como pensionados y asalariados, de acuerdo con los economistas clásicos.
Es cierto que las tasas de interés bajan cuando hay más dinero; sin embargo, es un fenómeno temporal, ya que vuelven a subir cuando el mercado se da cuenta de que el valor de cada colón es menor, al haber un exceso de liquidez.
Los precios de consumo por su parte también incrementan, por la misma razón, mientras los ingresos de los asalariados y pensionados no crecen con tanta rapidez.
Aceptar una tasa de inflación mayor, además implica abandonar una lucha de varios años de reducir las altas tasas inflacionarias de décadas atrás, sobre todo en el momento en que Costa Rica pide la adhesión a la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos, conformada más que todo por los países avanzados con tasas bajas de inflación.
“Puede que sea una buena oportunidad, pero recordemos que la meta de inflación es de largo plazo, no para aprovechar momentos que además son ajenos a nuestra economía, no creo que haya cambio”, explicó Édgar Ayales, exministro de Hacienda.
Mientras tanto, cuatro de los cinco miembros de la junta del Banco Central son del corte clásico, que tiende a oponerse a la inflación, de acuerdo con su experiencia, así como con las perspectivas de varias personas conectadas a los sectores económicos financieros.
Por lo que no esperaríamos que realicen cambios relevantes en la próxima revisión del Programa Macroeconómico, salvo ajustar proyecciones en varias variables macroeconómicas.

201507192141010.21-inverisonista.jpg

 


Ver comentarios