Economía necesita una medicina más fuerte
Enviar
• Revisión del programa monetario se divulga en menos de dos semanas
Economía necesita una medicina más fuerte
• Expertos opinan qué recetas esperan del Banco Central

¿Qué creen que dirá el Banco Central de Costa Rica (BCCR) en la revisión de su programa monetario 2012-2013?, o más bien, ¿qué quisieran ver allí que consideren importante? INVERSIONISTA consultó entre representantes de la banca, y la academia sobre sus expectativas ante la revisión semestral que pronto publicará el ente emisor.
Existen dos tipos de expectativas. Por un lado, algunos consideran que el Central por su naturaleza será pasivo dando datos y calculando impactos de decisiones, más que recomendado o ejecutando acciones. Por el otro lado están los que esperan se receten medicinas más fuertes y se lancen alertas en áreas como la del tipo de cambio y la fiscal. Veamos.
“En general, el BCCR es un organismo pasivo, ortodoxo y conservador que no genera corrientes de opinión sobre los problemas de la economía y que, atado a una propuesta antiinflacionaria sumamente dogmática, tiende a permanecer muy silencioso, y de hecho paralizado, ante los problemas que aquejan al país y su economía. Por lo tanto, no espero que sobre el tema fiscal digan nada que no sea lo que los funcionarios de este organismo consideran ‘políticamente correcto’ que, en general, es sumamente limitado, de miras estrechas y muy conservador”, dijo Luis Paulino Vargas, economista a cargo de la dirección del Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo de la Universidad Estatal a Distancia.

Para Henry Mora, economista de la Universidad Nacional, el BCCR debe reconocer que hay situaciones sobre las que debe pronunciarse a la brevedad.
“Las alertas se van a centrar en el tema fiscal y en la necesidad de emitir eurobonos. Como el Banco se dedica básicamente a temas monetarios y financieros, no creo que extienda sus recomendaciones a otras áreas de la economía”, dijo.
Por otro lado, aunque se reconoce que el rol del BCCR es pasivo en muchos casos, sí hay cosas que espera serán analizadas con lupa en el nuevo texto, como el desbalance fiscal (alternativas en el corto y mediano plazos) y el desbalance externo (cuenta corriente); además, los efectos sobre la economía real de la estabilidad del tipo de cambio nominal cerca del piso de la banda. A estos temas el ente emisor se ha referido en ocasiones anteriores, solo que a veces se limita a subir un comunicado de prensa en su página Web, sin que una gran parte de la población se entere de ello.
La coyuntura económica actual exige, para algunos de los consultados, expresar posiciones y hasta el uso de medidas no convencionales con tal de mantener el equilibrio de algunos indicadores.
“En estos momentos es muy importante que el BCCR proponga acciones que reviertan la tendencia alcista de las tasas, como bajar el encaje mínimo legal para dar más liquidez”, dijo Olger Porras subgerente de Bansol.
Pero no es tan fácil. “Para el Central es difícil tomar medidas en el torno fiscal actual, y con el agravante de un panorama internacional de bajas tasas de interés. Eso es lo que tiene al Central metido en un zapato”, dijo Pablo Villamichel, economista.
Aunque no sería la primera vez que el BCCR anuncie alguna medida drástica o “de choque” contra problemas que afecten sus indicadores, bajar las tasas no estaba en el texto del programa monetario que se aprobó a inicios de año.
Las que sí estaban son medidas como la compra de $1.500 millones para sus reservas (para fortalecer la liquidez en caso de una recesión), la firma de convenios con organismos financieros (para tener una línea de crédito por si lo necesitara) y el financiamiento al Gobierno a través de Letras del Tesoro. Las últimas dos acciones aún no se han ejecutado.
“En su publicación de inicio de año, ya el Central había anunciado explícitamente que estaba dispuesto a aplicar medidas extremas en caso de ser requerido. Es posible que ante la falta de decisiones contundentes vuelva a insistir en el tema dijo Hairo Rodríguez, subgerente general de Banco Cathay.
Pero más que resentir que el BCCR dé más diagnósticos que prescripciones a la salud de la economía, algunos sectores, como el exportador, expresan nerviosismo sobre decisiones que pueda ejecutar, ya que la medicina podría ser muy amarga.
“Nos preocupan mucho las decisiones que pueda tomar sobre el esquema de bandas cambiarias, la eventual liberalización, una ampliación o estrechamiento. Esa incertidumbre ahuyenta la inversión”, dijo Luis Loría.
Asimismo, el sector apunta al tema de la comunicación, ya que pide que el BCCR sea más explícito y transparente.
“Me encantaría ver que en lugar de simplemente establecer metas numéricas donde no se hacen explícitos los supuestos y datos utilizados, se diga claramente sus metas. Que haga anuncios por anticipado de cuando va a hacer compras importantes que puedan mover el tipo de cambio y si se llegan a emitir los eurobonos, qué va a pasar con esa cantidad de dólares, ¿van a defender la banda y van a dejar caer el tipo de cambio?”, agregó Loría.
Sobre las cifras hay algunas que podrían tener un ajuste, dados los drásticos movimientos como en el caso del Producto Interno Bruto, cuya aceleración al inicio del año fue muy alta y su caída en el mes de mayo, abrupta.
“Uno de los temas importantes a valorar es el ajuste que el Central realizó a las cifras de crecimiento. Esto implica que las perspectivas, tanto globales como por sector, se ajustaron de forma importante a la baja y nos llevan a la necesidad de tener una previsión relativamente buena sobre una de las cifras más importantes que el Central maneja, que es la de proyección del crecimiento económico” añadió Rodríguez.
El BCCR emitirá su diagnóstico en poco tiempo, lo que sí es cierto es que la economía nacional muestra un leve resfrío con tasas de interés altas, crecimientos económicos desacelerados y un déficit fiscal insostenible. La mayoría de los sectores espera que la receta prescrita por el ente emisor incluya un fuerte tratamiento para lograr una mejoría.





Carolina Acuña
[email protected]
Ver comentarios