Logo La República

Lunes, 19 de agosto de 2019



NACIONALES


Economía está contenida

Redacción La República [email protected] | Jueves 02 septiembre, 2010



Empresas experimentan caída de ventas
Economía está contenida
Volumen de crédito es el más bajo de los últimos tres años

La actividad económica está prácticamente estancada ante el escaso movimiento crediticio, la contracción del mercado externo y la poca entrada de inversión extranjera.
Al parecer la reciente crisis financiera del año pasado dejó con desconfianza a la banca nacional y con reticencia al empresario nacional, pues tanto la demanda como la oferta de crédito son muy bajas, y en lo que va de este año no han llegado a coincidir.
Los bancos aumentaron las exigencias para el otorgamiento de crédito y ante los actuales flujos mostrados por los demandantes se retraen para la aprobación de nuevas operaciones. La empresa privada por su parte, ante las tasas y exigencias bancarias se abstienen de acudir a esos entes.
Eso ha hecho que este año el volumen crediticio sea el más bajo de los últimos tres, si se contempla lo que en su totalidad el sistema financiero ha otorgado hasta la fecha.
En el trienio anterior, el volumen crediticio promedio por mes alcanzó cifras por el orden de ¢1,6 billones, no así en este año, cuando las colocaciones mensuales no alcanzan los ¢500 mil millones.
Mientras en abril de 2008 el volumen fue cercano a ¢1,8 billones, en el mismo mes de este año la cifra fue de ¢92,6 mil millones.
Los bajos flujos empresariales por la caída de las ventas convierten a la plaza empresarial ante los ojos de las entidades bancarias en no sujetos de crédito, provocando casi una parálisis de la economía, comentó Rudolph Lucke, profesor y analista económico.
A pesar de experimentar una mejoría en el primer trimestre del año, el Indice Mensual de la Actividad Económica (Imae) ha sufrido una constante caída en los meses subsiguientes.
En abril el Imae fue de un 4,2% y para junio alcanzaba el 2,4%.
Y aunque las ventas al exterior, a agosto de este año, mostraron una consolidación con un incremento acumulado del 11,9% en los primeros seis meses en relación con el mismo periodo de 2009, hay que considerar que los mercados de los principales destinos (Estados Unidos y Europa) están claramente contraídos, no permitiendo alcanzar los niveles de 2007.
El aumento en la tasa de desempleo, de un 7,8% en 2009, igualmente tiene su peso en el comportamiento de las ventas a lo interno, creándose así un círculo vicioso, donde el ingreso familiar no permite levantar los flujos empresariales, reduciendo las posibilidades al sector productivo de ser garante de nuevos empréstitos.
Un reciente estudio alertó que en los últimos meses la fuerza laboral ha mermado en 4.189 puestos; precisamente el análisis lo realizó la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones de la Empresa Privada (UCCAEP).
Por otro lado, como apuntó un desarrollador de proyectos de construcción, en la banca aún persiste la psicosis de la pasada crisis provocando una mayor tramitomanía y un endurecimiento en los requisitos para la solicitud de crédito.
A lo que, de acuerdo con representantes de la banca comercial, se suma la poca liquidez bancaria con que se cuenta y la vacilante recuperación económica.
Mientras, la esperanza ante la coyuntura dada está en que el Estado abra la posibilidad de construir obra pública que permita la generación de nuevas fuentes de empleo que empujen la reactivación de la estancada economía.

Gabriela Masís
[email protected]